Investigan al testigo encubierto que aportó el dato clave sobre el cuerpo encontrado en el río Chubut

COMPARTIR

En la causa judicial está identificado como “testigo E” para no revelar su identidad. Esa persona aportó el dato clave que permitió encontrar un cuerpo en el río Chubut. Con ese testimonio reservado, el viernes pasado el juez Gustavo Lleral puso en marcha la estructura burocrática para realizar un rastrillaje en la zona, que se terminó concretando el martes.

Según fuentes oficiales que siguen de cerca la investigación sobre la desaparición de Santiago Maldonado, la Justicia de Esquel ahora puso la lupa sobre ese testimonio. ¿Por qué? Sería un integrante de la comunidad mapuche que ya había tenido contacto con el expediente. “Si mintió antes podría configurarse un falso testimonio”, explicó una fuente oficial.

La duda que persiste es si antes de la declaración del testigo hubo un llamado telefónico al juzgado desde el Pu Lof de Cushamen.

Lo cierto es que ese testimonio, incorporado a la causa la semana pasada, desencadenó el rastrillaje. Y el viernes 13, Lleral le pidió intervención al Ministerio de Seguridad para que disponga los efectivos y los perros necesarios.

(NA)

Pese al hermetismo, el Gobierno mantiene canales de diálogo con fuentes de la causa. En ese flujo de información se da por cierto que el lugar donde se encontró el cuerpo, “aproximadamente a 300 metros río arriba desde el epicentro del conflicto”, ya había sido rastrillado el 18 de septiembre.

Un testigo de aquel procedimiento contó los detalles en diálogo con Infobae: “En el punto cero pusieron una soga para cruzar del otro lado del río. Cruzamos en bote a todos los efectivos. Se hizo un rastrillaje 1.000 metros para arriba y 40 kilómetros río abajo. Empezamos a las 6 de la mañana y nos fuimos a las 7 de la tarde.

Según esa misma fuente, al final del día, el encargado del operativo le informó los detalles al juez Guido Otranto, entonces a cargo de la investigación. “No hay 100 por ciento de seguridad de que el cuerpo no esté acá”, fue la respuesta de un prefecto ante una pregunta puntual del magistrado. El diálogo fue escuchado por varios testigos y coincide con los datos que maneja la fiscal Silvina Ávila.

En el Gobierno ya se habla del “efecto Nisman” para justificar el silencio de sus principales figuras. El ministro de Justicia Germán Garavano fue uno de los pocos que se apartaron de la “veda” oficial. “Estamos atentos a los avances que genere la Justicia y tratando de colaborar con la Justicia y la familia”, dijo esta mañana.

Fuente Infobae
COMPARTIR