Entre bueyes no hay cornadas: Gerardo Zamora manda a proteger a Julio De Vido con el voto de sus diputados

COMPARTIR

Por Juan Pablo Suarez

Desde hace un par de días en la cámara baja nacional el oficialismo cuenta y descuenta porotos para saber cuan real es la posible remoción del ex ministro de energía y obras publicas Julio De Vido, actual diputado por el FPV por inhabilidad moral ya que pesan sobre sus espaldas 130 causas, 26 imputaciones y 3 procesamientos.

Esto pone en el foco de atención a los 6 diputados que comanda el actual senador y candidato a gobernador por Santiago del Estero, Gerardo Zamora. En una nota publicada el día domingo por Clarín y firmada por Martín Bravo pone relevancia sobre Santiago y Misiones, aclarando que votarían en contra de la expulsión ya que recibieron millonarios fondos desde la cartera de la que fuera titular el actual acusado durante los 12 años de gobierno kirchnerista.

Pero semejante situación promete poner en evidencia a cada uno de los legisladores que voten en defensa del multiprocesado funcionario ya que Sergio Massa perteneciente al bloque 1País pidió que se haga público el voto de cada diputado para así luego dar explicaciones sobre el porqué de las posiciones.

En Santiago del Estero, De Vido es Zamora

Es de público conocimiento, ya ni siquiera un secreto a voces que aquella reparación histórica declarada por Néstor Kirchner para Santiago del Estero en el año 2005 significó una sociedad a través de la cual se pudieron realizar en esta provincia obras faraónicas que lejos de mejorarle la vida a la gente son monumentos testigos de una corrupción y un festival de sobreprecios llevados a cabo durante la era perokirchneriana.

Algunas de ellas se han hecho parte del andar cotidiano del Santiagueño, un claro ejemplo es el edificio más alto de la ciudad (Torres Gemelas) de las que se perdieron datos sobre costes allá a lo lejos rondando los 600 millones de pesos, lo que significa al cambio del momento algo menos de 200  millones de dólares, o el autódromo de Las Termas de Río Hondo, a los que se los dejó de seguir rondando los 3 mil millones que con el precio del dólar dan la friolera de 800 millones en  moneda norteamericana al cambio de aquel entonces.

El dique Figueroa luego renombrado “Néstor Kirchner” con un costo que según Cristina Kirchner el día de su inauguración fue de 400 millones de pesos pero obvió tener en cuenta las ampliaciones presupuestarias que dan un precio final de más del doble de esa cifra, que terminó aceptando en un lapsus el día del corte de cintas por teleconferencia y que este medio hizo público. Pero para no irnos lejos debemos decir que el tiempo ha puesto al variopinto y hombre fuerte de la política local en una encrucijada ya que si el voto de sus diputados fuera positivo y eso permitiera desaforar a De Vido, la situación se volveria un boomerang que termine a la postre impactando en la testa del mismísimo Zamora.

Lo más seguro es que prefiera someterse al escarnio público y las sospechas que sobrevolarán luego de la decisión aparentemente tomada. En Santiago del estero siempre se supo que De Vido fue Zamora Y ENTRE BUEYES NO HAY CORNADAS.

 

cambiemos

COMPARTIR