EL ESTADO PSIQUIÁTRICO DE LOS ZAMORA

COMPARTIR

Por: Juan Pablo Suárez

La fotografía que ilustra esta nota habla por sí misma. Una mujer  yace sobre una cama totalmente desnuda, acaba de defecar sobre el suelo y por lo visto transitó por encima de sus heces. El resto del panorama no es muy distinto; los baños, las camas, el estado edilicio muestran un abandono absoluto.

Otro cruel contraste con el Tren al Desarrollo o el Autódromo de Termas. A esos enfermos psiquiátricos del hospital “Diego Alcorta” tampoco les ha llegado la democracia y aunque alguno de ellos o su mayoría no entienden el significado y nos les importa, el “estado” provincial debería estar ahí. Sin embargo, engrosan la lista de los ignorados por el matrimonio real.

El último domingo, el senador inasistente Gerardo Zamora marcó el hito de su regreso siendo entrevistado por un medio provincial que tituló con un textual suyo la portada de ese diario “la economía del país está mal”, sin embargo, su avión acaba de tocar suelo santiagueño tras el segundo viaje en 60 días a Europa y otros rumbos desconocidos.

El nosocomio psiquiátrico en cuestión, según nuestra  fuente es un depósito donde van a parar todos aquellos que por ser insanos reciben un trato subhumano. Esta es una nueva obra que el Gobierno de la provincia no muestra y tiene bien guardada. La dupla gobernante agrega con este informe un ítem más en el “debe” en el inventario de las inversiones y manutención de otro de sus establecimentos dependientes.

“LA ECONOMÍA DEL PAÍS ESTÁ MAL”

En una clara crítica al Gobierno nacional, Gerardo Zamora lanzó estas palabras para diferenciarse en estos casi 12 años de gestión local (8 propios y casi 4 de su mujer) de la Nación y lo dice absolutamente impertérrito como si no hubiera formado parte del gobierno que nos trajo hasta el punto en el que nos encontramos.

Él fue el otro vicepresidente de una gestión que a toda vista está sospechada. Está mirando al futuro, piensa en las elecciones del año entrante y como los seres humanos que mostramos en las imágenes no votan por consiguiente no reciben. La enfermedad del arquitecto griego lo llevan a realizar obras faraónicas pero a esconder prolijamente la basura debajo de la alfombra. No deberíamos ser los únicos que la mostramos pero las cosas son así.

LO QUE LOS ZAMORA NO DICEN Y NO HACEN

Muestran  fotos con entregas puntuales de viviendas pero no hablan del déficit habitacional. Hablan del hambre cuando la media en el país es del 33% de pobreza, pero en Santiago del Estero de un 50%.

Los medios nacionales muestran a médicos del Hospital Independencia operando sin luz, sin grupo electrógeno y ni hablar de luces de emergencia. Las casas de nylon son otra muestra de la realidad de un Santiago del Estero que el poder bicéfalo maneja hace 12 años pero hoy pretende plantearlo como estructural, verticalizarlo desde una presidencia que lleva 11 meses olvidándose que él fue en ocasiones vicepresidente y hasta presidente de la Nación en ocasión de ausencias de sus a antecesores.

Las fotografías en esta nota y las consideraciones que hacemos sobre las mismas dificultan severamente discernir si los enfermos mentales están dentro de ese lugar o si tienen su correlato en Rivadavia 550.

 

COMPARTIR