Destacadas Locales Política

Radio taxis y remises, un sistema destrozado

Fuentes altamente calificadas aseguraron a este medio que las fuentes de trabajo que se pierden por falta de organización y agilidad en el sistema son incalculables.

El sistema semipúblico de pasajeros en la ciudad Capital vive desde hace un par de años su crisis más severa desde que fuera creado a principios de la década del 90.

Hoy el estado crítico del mismo se refleja en la calle con esquinas atestadas de potenciales pasajeros que aguardan más que un móvil de milagro.

Y es que sólo hace falta acercarse hasta el playón de tránsito para observar los postulantes para habilitaciones que llegan después de varios meses en el mejor de los casos y jamás en los extremos.

Informadores altamente calificadas aseguraron a este medio que las fuentes de trabajo que se pierden por falta de organización y agilidad en el sistema son incalculables, así lo explicaban:

“Hay empresas ávidas de automóviles, hay choferes sin trabajo que se llegan hasta las remiserías preguntando si hay móviles libres para conducirlos.

Hay propietarios que no logran las habilitaciones y tienen los autos parados hace un año en el garage esperando ese permiso que nunca llega.

Consumidores del servicio insatisfechos por la falta de móviles que no dan a vasto para atender la demanda, es incomprensible la forma en la que se entorpece o demoran los trámites que se hacen eternos y en algunos casos se abandonan”.

Infante y Daniel Zamora quieren el mercado

Desde hace un par de años se sacaron automóviles de la calle por habilitaciones truchas y desde ese momento nunca más se repusieron en la cantidad necesaria para satisfacer el mercado.

Según se dijo por aquél entonces el intendente Hugo Infante y Daniel Zamora querían hacerse lugar para copar el mercado y poner unos 600 móviles a rodar, pero no lo hicieron y nunca se recuperó la fluidez en la frecuencia.

Hoy un sinnúmero de automóviles, trabajadores y empresarios esperan como mudos testigos que se los habilite para echarse a andar pero no pueden porque alguien desde algún lugar ha decidido de forma ex profesa que la situación debía ser ésta a la que se llegó en la actualidad. Sólo Dios sabe que intereses espurios se esconden detrás de ese anquilosamiento municipal en la activación de autos que descansan a la sombra mientras sus poseedores pagan cuotas y seguros cuando podrían ser medios de sustento para cientos de familias santiagueñas.

Este medio comenzará a seguir de cerca el tema, ya que afecta a toda una población que ve cómo embisten contra el sistema público y congelan al semipúblico.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH