Nacionales Policiales

Según los primeros informes policiales, Sheila Ayala fue ahorcada con una sábana

El crimen de Sheila Ayala, de 10 años, sigue sumando detalles siniestros. El jueves por la noche se supo que los tíos de la menor confesaron el crimen, a pesar de que durante los días de su desaparición se mostraban con preocupación ante los familiares, vecinos y medios de comunicación.

Unas horas después, fuentes policiales agregaron más información acerca de cómo fue la muerte de Sheila. Las voces policiales indicaron a este medio que la menor fue descartada por sus familiares poco después de su desaparición, ya que la data de la muerte es “de tres a cinco días”, según lo calculado por el estado en el que se encontraba el cuerpo y “la alta temperatura de los días posteriores a la desaparición”.

Las fuentes confirmaron que, al momento de su hallazgo, el cuerpo de la menor estaba “desnudo” y “las prendas estaban sueltas dentro de la bolsa”. En base a esta descripción es que no se descarta que Sheila también pudo haber sido víctima de un abuso sexual.

Los primeros informes también describieron otra escena desgarradora: Sheila “presenta estrangulamiento con una sábana por el cuello, de color blanca con dibujos infantiles”.

La confesión

la tía de Sheila se mostraba dolida por la desaparición de la nena: ¿Cómo la vamos a secuestrar? Yo la cuidaba como a mi hija”

Poco antes de las 20 de este jueves, Leonela Abigal Ayala, hermana de Juan Carlos, padre de Sheila Ayala y Fabián Ezequiel González Rojas, oriundo de Paraguay, su pareja de 24 años de edad, reconocieron ante efectivos de la Policía Bonaerense haber asesinado a su sobrina cuando peritos requisaban su departamento. En su departamento se encontraron bolsas y cintas sobre un colchón, compatibles con las que el cadáver de la menor fue envuelto.

El giro del caso fue sorprendente: Leonela había dado varias entrevistas a canales de televisión denunciando la desaparición de su sobrina. Ella y su marido son padres de un bebé de un año y seis meses y ella está embarazada.

La tía había encabezado la campaña por encontrar a su sobrina desde su perfil de Facebook. “Que aparezca mi sobrina Sheila Ayala, aparecé, te estamos buscando, desapareció ayer, si alguien la vio por favor comunicarse a estos números”, publicó en un posteo el lunes pasado. Ahora, su muro está minados de insultos. “Asesina, hija de puta”, la llaman a Leonela.

La confesión de los tíos deberá ser reiterada en las próximas horas ante los investigadores del caso en la Fiscalía N°20 de Malvinas Argentinas para que tenga validez legal.

González Rojas tiene antecedentes penales: su legajo en el Ministerio de Seguridad bonaerense muestra una causa por “robo en poblado y en banda”de 2013 que tramitó en el Juzgado de Garantías Nº2 de San Martín.

El lugar del hallazgo

El cuerpo de Sheila fue encontrado entre dos paredes lindantes, entre residuos y envuelto en bolsas, ya que es un sitio donde los vecinos del complejo de viviendas acostumbran arrojar basura. El cadáver de la nena de 10 años habría estado en el departamento de sus tíos antes de ser descartada en ese lugar. Un dato clave de ese lugar es que el balcón de esa vivienda está a solo seis metros de donde apareció el cuerpo.

“Estaba en un predio contiguo al lugar donde estaban viviendo las familias. Es un sector usurpado y tomado por mas de 150 familias. En un costado, en un lugar muy pequeño, donde hay mucha basura y allí mezclado con la basura había una bolsa y en el interior el cuerpo”, detalló Jorge Finici, comisario mayor de la Policía Bonaerense.

Las hipótesis

Los investigadores buscarán determinar su existía una rivalidad entre los padres separados de la menor o el caso está teñido por un ajuste de cuentas en el marco de presuntos negocios narcos en la familia. Por ahora, el círculo íntimo dice no encontrar explicaciones de semejante crimen: “Yo no sé qué pasó, no sé si Fabián y Leonela eran borrachos, violentos, drogadictos, yo mucho no los trataba. A Leonela la vi pocas veces, una vez que vino a festejar el cumpleaños de mi nieta. Cada uno tiene su hogar, yo con ellos no me meto, vivo en San Miguel pero no iba a para Trujuy. Mi hijo era un padrazo para la nena”, relató Gladys, abuela paterna de la menor asesinada.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH