Nacionales Política

El Senado le dio media sanción a la ley de financiamiento de la política y dejó afuera los aportes sindicales

Tras varios meses de idas vueltas, y después de un debate apurado y mesurado, el Senado finalmente le dio este martes media sanción con 48 votos a favor y 2 en contra al proyecto de financiamiento de los partidos políticos, que introduce el aporte empresario y la bancarización de las donaciones, y ahora será la Cámara baja la que defina si la iniciativa se convierte en ley en las próximas semanas. En Dipuados, se podría votar el mes que viene.

“Entendíamos que era necesario blanquear el aporte empresario a las campañas políticas”, aseguró Dalmacio Mera, presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales y miembro informante. Mera, del PJ, fue uno de los principales negociadores con el bloque oficialista.

La iniciativa había fracasado hacía un par de semanas, cuando la Cámara alta decidió devolverla a comisión para profundizar la discusión. Ahora hubo acuerdos entre el Gobierno y el PJ en ambas cámaras. El kirchnerismo se plantó desde un comienzo a favor de los aportes estatales y en contra de las donaciones de personas jurídicas. Cristina Kirchner, en ese sentido, estuvo presente solo un rato en la sesión: iba a hablar, pero al final no lo hizo. Tampoco Marcelo Fuentes, el jefe del bloque K, que se ausentó en los discursos de cierre.

La media sanción establece, entre otras modificaciones, un tope del 2% para los aportes empresarios, la bancarización de las contribuciones -apunta a cortar con la abundancia de dinero negro-, las donaciones en especies y la obligatoriedad de invertir la mitad de la publicidad oficial por parte de las alianzas partidarias a medios digitales de contenido nacional y provincial. Una mala noticia para Facebook y las plataformas de redes sociales.

Había sido en las últimas semanas una de las trabas para llevar la iniciativa al recinto. Incluso el PJ resaltó en la discusión que era una moción de ADEPA, que además llevó el reclamo a la propia Casa de Gobierno en una reunión en la que participó Marcos Peña junto a sus asesores comunicacionales.

Parte del bloque oficialista durante el debate (Foto: NA)

Parte del bloque oficialista durante el debate (Foto: NA)

El artículo en cuestión resalta que esos fondos para publicidad son los que el Estado destina a los partidos políticos, y no el financiamiento privado.

Superada esa negociación, no prosperó, sin embargo, otro de los pedidos de la oposición, en este caso del senador petrolero Guillermo Pereyra: el de levantar la prohibición de aporte por parte de los sindicatos. Fue el tema más discutido de la tarde. El PJ, sobre el final, no pudo conseguir la mayoría especial para impulsar ese ítem -el artículo 5- en la votación en particular: reunió solo 25 votos.

“Entendemos que es un tema que tiene ribetes polémicos, pero no hay elementos en la Constitución o en la legislación internacional” que lo prohíban, aseguró Mera. Pereyra se ausentó en el debate: pidió una licencia el 10 de abril por una cirugía a la que se sometió en el Hospital Italiano y que lo tendrá inactivo por 30 días. El Senado le aprobó este martes la licencia con “goce de dieta“.

En la ciudad de Buenos Aires, la administración de Horacio Rodríguez Larreta también planea por estos días introducir un proyecto similar que incluso contempla negociaciones abiertas con el kirchnerismo porteño por los aportes sindicales, una idea del legislador Carlos Tomada.

Hasta ahora, la ley vigente -26.215- no permitía los aportes de las empresas a las campañas políticas, aunque sí pueden contribuir al desarrollo institucional de los partidos.

Magdalena Odarda, en tanto, que había presentado un proyecto alternativo, habló de la “privatización de la política”. Tanto la senadora como Fernando “Pino” Solanas votaron en contra del proyecto. “Tenemos que ir a un sistema meramente público”, pidió la senadora. Tanto ella como Solanas votaron en contra del dictamen de mayoría.

El Gobierno había enviado el proyecto al Parlamento en julio del año pasado, en medio de las investigaciones por los aportes irregulares a la campaña de Cambiemos del 2017 en la provincia de Buenos Aires, una denuncia que puso en jaque al PRO y a la administración de María Eugenia Vidal.

El texto fracasó a fines del 2018: había sido incluido por Mauricio Macri en el temario de sesiones extraordinarias. Tampoco hubo consenso para tratarlo en febrero. Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, siguió la sesión toda la tarde en la Cámara alta.

“Hemos visto inconvenientes en la última campaña del oficialismo, de 2017, hay rendiciones pendientes en la campaña del 2015. Estamos dando los primeros pasos. Hay una necesidad de que la plata que ingresa a los partidos en campaña esté bancarizada”, remarcó Miguel Ángel Pichetto en el discurso de cierre de la bancada del PJ.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH