Internacionales Política

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro habló desde la cama del hospital tras ser apuñalado: “Nunca le hice mal a nadie”

Jair Bolsonaro, el candidato presidencial de ultraderecha que fue apuñalado este jueves en Brasil habló desde su cama de hospital y dijo que “nunca le hizo mal a nadie” y que estaba preparado para los riesgos de la campaña electoral.

Con voz baja y débil, el candidato cuestionado por xenófobo, misógino y homófobo le agradeció a Dios, a su familia y seguidores y al equipo médico que “impidió que lo peor sucediera”, y habló sobre el momento en que fue apuñalado en el estómago, durante un acto de campaña en la localidad de Juiz de Fora.

Sentí un golpe en la boca del estómago, el dolor era insoportable, parecía que tenía algo más grave que sucedía”, indicó el sitio G1. “Yo me preparaba para un momento como este, porque uno corre riesgos”, agregó.

El candidato, que lidera las encuestas con un 22% de intenciones de voto para las elecciones del 7 de octubre desde que la Justicia prohibió al expresidente Lula da Silva presentarse, también lamentó no poder asistir a los desfiles del 7 de septiembre, día de la Independencia de Brasil.

Numerosos videos captaron el momento del ataque. Bolsonaro aparece sobre los hombros de un simpatizante, viendo a la muchedumbre y con el pulgar de la mano izquierda hacia arriba. Tras la agresión se contrae y es evacuado por sus militantes.

El exmilitar y diputado fue ingresado con un cuadro vital comprometido: hemorragia interna, tres perforaciones en el intestino delgado, una lesión grave en el intestino grueso y otra en una vena del abdomen. Tras ser intervenido, su estado es “estable por el momento”, indicó por la noche el último parte médico. El candidato que reivindica la última dictadura militar deberá permanecer internado entre una semana y diez días.

El autor del ataque, detenido rápidamente, fue identificado como Adélio Bispo de Oliveira, un exmilitante del partido de izquierda PSOL que tendría problemas psicológicos, explicó a la policía haber actuado en cumplimiento de “una misión divina, una orden de Dios”.

Un puñado de simpatizantes de Bolsonaro permaneció frente al hospital hasta altas horas de la noche, alentando a su líder al grito de “íVa a ganar!”.

El hashtag #ForçaBolsonaro lideraba varias horas después del ataque los trending topics de Twitter en Brasil y sus partidarios recurrían a imágenes patrióticas, anticomunistas y religiosas, por ejemplo con un Jesús guiando la mano de los médicos que operaban a su líder.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH