Locales Política

Zamora y los 40 Martel

El jefe del Clan, Antonio “Kacho” Martel, un ex militante radical devenido en puntero kirchnerista, cobra un sueldo del gobierno santiagueño y recibe subsidios en su calidad de presidente del Club Unión Santiago. Su hijo, Pablo Eduardo, es titular de la empresa proveedora de servicios de limpieza del Fórum, el CCB, el Cepsi y el Centro de Salud Banda, entre otros edificios públicos. Activo cyber militante zamorista, Pablo fundó la empresa con 26 años y se ufana públicamente de dar empleo a 150 familias, aunque solo 90 empleados se encuentran “en blanco”.

Fuente Visión Santiago

El jefe del Clan, Antonio “Kacho” Martel, un ex militante radical devenido en puntero kirchnerista, cobra un sueldo del gobierno santiagueño y recibe subsidios en su calidad de presidente del Club Unión Santiago. Su hijo, Pablo Eduardo, es titular de la empresa proveedora de servicios de limpieza del Fórum, el CCB, el Cepsi y el Centro de Salud Banda, entre otros edificios públicos. Activo cyber militante zamorista, Pablo fundó la empresa con 26 años y se ufana públicamente de dar empleo a 150 familias, aunque solo 90 empleados se encuentran “en blanco”.

Zamorista de la primera hora, Antonio “Kacho” (con K) Martel, fue militante radical en la década de los 80, para luego reciclarse en dirigente “nacional y popular” con el advenimiento de las relaciones carnales entre Gerardo Zamora y el kirchnerismo. Desde entonces, Martel, que es funcionario de segunda línea de la administración Z, supo aprovechar su pertenencia el círculo del poder para emprender negocios con el Estado, ya sea por sí o a través de sus hijos.

Además, “Kacho” logró adentrarse en la dirigencia deportiva, convirtiéndose, tras la renuncia de Pablo Molinari en el año 2015, en presidente del Club Atlético Unión Santiago, donde recibe jugosos subsidios, percibiendo además un sueldo del gobierno provincial.

En marzo de 2011, su hijo mayor,Pablo Eduardo Martel, que en ese momento tenía 26 años, se inscribió en la AFIP en la categoría “servicio de limpieza de edificios” e inmediatamente comenzó a prestar servicios al Estado Provincial, mediante contratación directa en la mayoría de los casos.

Lo hace a través de una firma unipersonal cuyo nombre de fantasía es “Bramar Limpieza y Mantenimiento Institucional”, donde se desempeñan también sus dos hermanos, Sergio y Diego, que figuran dentro de la planta de 90 empleados registrados por la firma.

Sin embargo, Pablo Eduardo, que es un activo cyber-militante zamorista, afirmó públicamente en las redes sociales que su empresa da trabajo a 150 familias, lo cual, de comprobarse, implicaría que el 40% de su personal se desempeña “en negro”.

Los comienzos

Uno de los primeros contratos de Bramar fue para la limpieza y desmalezamiento del Hospital Regional, servicio facturado en diciembre de 2011 por $35.000 y cuyo pago fue aprobado mediante el decreto 1691/2012 firmado por el entonces vicegobernador Niccolai.

Rápidamente la recién fundada empresa de Martel fue expandiendo sus servicios a más y más edificios públicos, como el Fórum, adjudicado a fines de 2012 vía contratación directa, facturando, ese entonces, $45.000 mensuales (decreto 2696/2012).

Al mes siguiente, enero de 2013,Martel obtiene, esta vez vía licitación, pero como único oferente, un contrato por 24 meses para limpieza del Hospital Regional, por un monto de $4.560.000 (decreto 12/2013).

Posteriormente se le otorgó el mantenimiento delCentro Cultural del Bicentenario, primero, en 2014, por contratación directa y luego mediante licitación a través del decreto 267/2015, acordándose el pago de $3.600.000 por el servicio de limpieza integral durante 24 meses, es decir, unos $150.000 mensuales.

A esto se sumó, a fines de 2015, el Centro Integral de Salud Banda, una vez más mediante contratación directa, con una facturación de$450.000 por mes.

Uno de los últimas adjudicaciones del Estado, esta vez para brindar servicios en el Centro de Salud Infantil Eva Perón (Cepsi)es  la más polémica, pues implicó rescindir, con el argumento de supuestos incumplimientos, el contrato obtenido mediante licitación pública por la entonces prestataria de los servicios de limpieza, la empresa López y Asociados,con el único objeto de adjudicárselo a Pablo Martel por contratación directa“de excepción” por un monto de $498.669,74 mensuales.

A continuación los Boletines Oficiales que refuerzan la investigación:

martell

Archivo 01

Archivo 02

Archivo 03

Archivo 04

Archivo 05

Archivo 06

Archivo 07

Archivo 08

Archivo 09

Archivo 10

Archivo 11

Archivo 12

Archivo 13

Archivo 14

Archivo 15

Archivo 16

Archivo 17

Archivo 18

Archivo 19

Archivo 20

Archivo 21

Archivo 22

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH