Nacionales Política

Tras la declaración de Manzanares, Bonadio y Stornelli avanzarán en la búsqueda de los u$s200 millones

Víctor Manzanaressorprendió el martes como pocas veces a los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo en el quinto piso de los Tribunales Federales de Comodoro Py. No porque dejó escapar alguna lágrima en medio de su indagatoria, ya que los imputados pueden sentirse sobrepasados ante esa situación. Tampoco porque aportara datos sobre «las coimas», debido a que hay más de 30 «arrepentidos». El histórico contador de los Kirchner dejó sin palabras a los investigadores de los «cuadernos» al asegurar que del círculo íntimo del fallecido Daniel Muñoz, exsecretario privado del expresidente, podrían recuperar tres veces más de dinero de lo que pensaban. Los fiscales, entonces, se reunirán el jueves con el juez Claudio Bonadio para avanzar en esa dirección.

«Polo», como llaman a Manzanares en Santa Cruz, declaró el martes que «en algún lugar hay u$s200 millones en efectivo» que habrían pasado por Muñoz. El magistrado resolvería el jueves homologar el acuerdo de colaboración del contador y acordar con los fiscales las medidas de prueba necesarias para intentar rastrear ese dinero.

Manzanares pasó más de un año y medio en la cárcel de Ezeiza: la Policía Federal (PFA) lo detuvo el 17 de julio de 2017 en Río Gallegos por orden de Bonadio, pero por la causa «Los Sauces». El 2 de diciembre de ese año, sabiéndose solo en la celda, confesó ante el juez lo que A dos voces había revelado en 2016, es decir, la operación «Liquid Paper«.

«Las enmiendas (a los libros) fueron realizadas por mí, pero sin malicia porque Cristina me pidió por intermedio de Romina Mercado que consignara que Máximo concurrió a la asamblea por sí mismo y en representación de la sucesión de su padre», explicó. El objetivo: que la expresidenta dejara de aparecer en los registros contables del hotel.

La carta de Manzanares

Luego de esa declaración, sin embargo, Manzanares no mejoró su situación procesal ni su condición carcelaria. Casi un año después, con la explosión de los «cuadernos de las coimas», el excontador de los Kirchner consideró que podría aprovechar la oportunidad. Después de meditarlo varios días, al ver que uno tras otro de los imputados se convertían en colaboradores, no quiso dejarla escapar.

TN.com.ar reconstruyó la historia pocas veces vista en la historia judicial de la Argentina: Manzanares le escribió desde la cárcel una carta de puño y letra a Stornelli. Uno de sus abogados, Alejandro Baldini (que lo representan junto a Mariano Di Giuseppe y Roberto Herrera) se la entregó al fiscal bajo una única condición: que la rompiera luego de leerla.

En el mensaje, el contador no le adelantó qué información podría aportar, pero le avisó que si algún día decidiera arrepentirse, lo haría solo con él. Stornelli cumplió: puso la carta en la trituradora de su despacho. Manzanares, también: el 7 de febrero aportó datos en su primera indagatoria como «imputado colaborador«.

Bonadio todavía no homologó el acuerdo, pero se descuenta que lo haga, ya que el jueves se reunirá con Stornelli y Rívolo para analizar cómo intentar recuperar los «u$s200 millones en efectivo» que Manzanares dijo que «están en algún lugar».

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH