Deportes

River y Boca están en un Brasil convulsionado por la elección de Bolsonaro

Como si ir a definir el pasaje a la final de la Copa Libertadores a tierras hostiles no fuese suficiente, River y Boca llegaron a Brasil en medio de un clima electoral más caliente que nunca. Jair Bolsonaro fue electo presidente con poco más del 55% de los votos en el ballotage y en las calles se vive una tensión pocas veces vista.

 

Ultraderechista, capitán de la reserva del Ejército Brasileño y con el lema de “hacer una limpieza nunca antes vista en Brasil”, el candidato del Partido Social Liberal llega para imponer mano dura y una lucha abierta contra el crimen y la corrupción. De hecho, en las celebraciones de anoche las Fuerzas Armadas desfilaron por las calles de distintos estados y fueron el eje de los festejos.

Con un marcado discurso homofóbico, xenófobo y misógino, Bolsonaro es una figura controversial que, sin embargo, encontró apoyo en varias glorias futbolísticas, tales como Ronaldinho, Rivaldo y Cafú, por mencionar a algunos. Y otro que no ocultó su alegría por la elección fue Felipe Melo, jugador de Palmeiras de vasto prontuario disciplinario que estará el miércoles en la revancha entre el Verdao y Boca.

A River le tocará jugar el martes ante Gremio en Porto Alegre, capital del estado de Río Grande do Sul, donde Bolsonaro arrasó con más del 63% de los votos. En tanto, Boca irá a medirse ante Palmeiras, el equipo del futuro presidente, a San Pablo, donde llegó nada menos que al 67%. Dos estados con una clara tendencia derechista, que le dieron la espalda al Partido de los Trabajadores.

Agregar Comentario

Clic aquí para Enviar un Comentario

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH