Sin categoría

Revelan manuscritos inéditos de Jorge Julio López

Los papeles estaban en el fondo de una caja e herramientas, Jorge Julio López escondió sus peores recuerdos de los años que estuvo desaparecido durante la última dictadura.

Debajo de pedazos de alambres, pinzas y destornilladores, el albañil colocó unos treinta escritos de puño y letra en los que relató y denunció las torturas que sufrió en el Pozo de Arana, su paso por la comisaría 5ta. de La Plata, sus impresiones como testigo en el juicio contra Miguel Etchecolatz y hasta reflexiones sobre la militancia por los derechos humanos.

Esos manuscritos fueron desconocidos inclusos por su familia hasta meses atrás, cuando revisando las pertenencias del albañil dieron con ellos. Hoy salen a la luz y serán expuestos, desde esta tarde, en una muestra en homenaje a López, a diez años de su segunda desaparición, el 18 de septiembre de 2006.

«Este es el diario de Ana Frank de la Argentina», consideró Jorge Caterbetti, el artista que compiló los primeros manuscritos y que trabajó en los hasta ahora inéditos, que serán exhibidos en la muestra bautizada «Los demonios sin cuernos» a partir de esta tarde en La Plata. Se espera que sean publicados en libro para mediados del 2017.

Según Caterbetti, los escritos conocidos ahora corresponden a dos momentos de la vida de López. Por un lado, hay relatos de su paso por el Pozo de Arana, diagramas del lugar, retratos de los represores y narraciones de las torturas que sufrió y de las que fue testigo en la comisaria 5ta. de La Plata.

Por otro, vuelca en papel sus impresiones sobre el juicio contra Etchecolatz, quien fuera director de Investigaciones de la Policía Bonaerense en la dictadura. López declaró en el juicio y fue desaparecido un día antes de que el represor fuera condenado a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad.

También reflexiona sobre la militancia de los derechos humanos, «les levanta el ánimo y dice tener fe en que los culpables van a ser juzgados», contó Caterbetti.

El artista apuntó que los textos «tiene un grado de precisión y obstinación increíbles».

López, quien no terminó la escuela primaria, escribió sus memorias en soledad, en su casa y cuando viajaba al interior en las épocas en las que dejaba la albañilería y recolectaba frutas. Usó todo tipo de formatos: volantes de supermercados, el reverso de etiquetas de las gaseosas y facturas de servicios públicos.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH