Destacada Inicial Destacadas Interior Locales Policiales Política

Quimilí: Indignación, ira y fastidio general en los habitantes tras la “comprada” reelección de Fantoni

Como todos sabemos, el pasado 12 de agosto se llevaron a cabo en casi todo el territorio Santiagueño las elecciones municipales, y en casi todo el largo y el ancho de la provincia ganó el partido encabezado por el gobernador provincial. Sin embargo a continuación sólo se relatarán las polémicas y controversiales situaciones que se vivieron en la ciudad de Quimilí durante las 24 horas previas a la votación y lo ocurrido el día después de las mismas.

Es de público conocimiento que el actual intendente Omar Fantoni fue quien ganó los comicios obteniendo su reelección, pero lo que pocos saben y muchos se ven obligados a callar –por conveniencia o miedo- es el hecho de que su triunfo no fue del todo legítimo, pues su victoria estuvo impulsada a través de la utilización de viejas y ya conocidas artimañas dentro de la política local.

Días previos a la elección: El aparato sale a cazar votos

Según relata a “Última Hora” una fuente altamente confiable e inobjetable, durante los días anteriores al domingo 12 de agosto, Fantoni ante el temor que le generaba una posible derrota contundente, decidió sacar sus tropas a la calle y comenzó a repartir a mansalva todo tipo de mercadería, las cuales iban desde alimentos no perecederos, hasta colchones y todo tipo de muebles, incluso 2 días antes llegó a proveerle a una familia una casa totalmente equipada con muebles. Claro intento de hacerse con sus votos y forjar una imagen positiva a su alrededor.

Por si fuese poco y ya cansado de que sus empleados sean vistos a plena luz del día repartiendo dádivas a cambio de voluntades, Fantoni ordenó a sus hombres que trabajaran entre gallos y medianoche. Lastimosamente para ellos el tiro les salió por la culata, un claro ejemplo es el contundente y demoledor video que se viralizó a través de las redes sociales, en el cual un temerario grupo de niños filma a escondidas a los empleados del intendente cargando colchones y chapas para luego ser repartidos entre los vulnerables quimilenses.

 

El día D: Fantoni compra más voluntades

Llegaba la jornada electoral y muchos ciudadanos entusiasmados salían de sus casas para ejercer su derecho a sufragar e intentar con ello cambiar el rumbo político de sus vidas y de la urbe en cuestión. Intentos que sólo fueron en vano ya que el alcalde salió con los dientes apretados a la cancha y compró a todos.

Un video filmado un par de días antes de las elecciones, muestra cómo cientos de habitantes de Quimilí eran arriados como ganado por una de las calles principales mientras un camión con afiches de la propaganda oficialista y potentes altavoces incitaba a todos los transeúntes a votar por Fantoni.

Con respecto a la filmación la fuente nos decía: “A cada una de esas personas que caminaban para él en los barrios les pagaba 500 pesos. Y a otros que pertenecían al barrido de calles, jardines municipales y salas de primeros auxilios, también los obligaban a caminar por el sueldo que cobran”.

Horas después, en un intento desesperado por asegurarse la victoria y con ello 4 años más de impunidad, el intendente llegó a pagar hasta 1.000 pesos para que voten a favor de él. Según relata nuestra fuente el modus operandi era el siguiente: “El votante tenía que entrar al cuarto oscuro, sacar foto con su celular del voto adentro del sobre, filmarse y salir. Luego debía mostrarle al intendente que lo había votado y ahí recién le daban los mil pesos”.

Tan alevosa fue la compra de votos, que el mismo candidato a Intendente por el peronismo, Dr. René Mustafa, horas después de los comicios reconoció durante una pequeña entrevista que el triunfo de Fantoni “no fue un triunfo electoral democrático. Aquí se ha visto lo más aberrante de los historia de la política, se ha amenazado a los trabajadores, se ha cortado la libertad de idea política y han utilizado todos los medios disponibles que tiene un municipio para comprar voluntades de la gente”.

ESCUCHÁ EL AUDIO:

Graves incidentes

Alrededor de las 21 horas, cuando el triunfo del oficialismo era inminente, un grupo de jóvenes circulaban con bombos y platillos por una de las avenidas formando una Caravana en conjunto con los pertenecientes a las filas del Frente del Pueblo, no obstante al dirigirse a sus domicilios estos fueron atacados por otra banda de jóvenes indignados a piedrazos y ladrillazos.

Tal fue el revuelo que tuvo que intervenir un nutrido grupo de agentes de policía, quienes bajo la lluvia de perdigones y balas de goma “disuadieron” a las bandas que habían dejado a su paso destrozos múltiples. De todas formas el accionar se volvió a repetir al día siguiente cerca de las 22 horas y frente a un colegio.

Lo que dejó la batalla campal.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH