El crimen se perpetró el 24 de diciembre de 2014, cuando Gimena se encontraba en la calle y fue sorprendida por dos hombres que tuvieron relaciones sexuales con la víctima. Luego le propinaron una golpiza brutal, le robaron y la abandonaron cuando ya agonizaba.

La autopsia había descartado la posibilidad de un accidente. Además, el testimonio en cámara de Gesell de un menor que observó todo fue clave. También se sustrajeron imágenes de cámaras de seguridad que complicaron a los acusados.

La jornada fue larga, ya que la audiencia comenzó cerca del mediodía y la sentencia se dictó a las 20. Cuando la presidenta del Tribunal, Carolina Sanguedolce, terminaba de leer la condena, la madre, los hermanos y amigos de Gimena estallaron en llanto por el contundente fallo.