Destacada Inicial Destacadas Interior

Pozo del Campo: La zona de nadie

 

 

Que la bendición de Dios no tape la negligencia del hombre”, y un buen día llegó la tan anhelada lluvia para la gente de las zonas más profundas de nuestro Santiago del Estero, sin embargo la falta de acción por parte de las autoridades sigue castigando a la zonas más alejadas.

 

Pozo del Campo es un paraje a 18 km de la ciudad de Frías, en este zona viven alrededor de 50 familias que, cómo se titula en la nota, es zona de nadie, puesto que nadie se quiere hacer cargo ya que el municipio de Frías argumenta que esa zona pertenece a Catamarca y es por esto que los ciudadanos son castigados por el olvido.

El camino a Pozo Campo es como cualquier camino del interior profundo santiagueño, enripiado por etapas en un tiempo atrás muy lejano, antes de llegar al lugar, se pueden divisar casas sociales sin terminar o bien historias de gente que tenía su vivienda en esa zona y fueron desalojados porque algún “poderoso” compro el terreno.

 

La historia de la familia Romano, es solo un testimonio de lo que es vivir en el olvido pero con la mentalidad de superación y no rendirse jamás a pesar del olvido de las autoridades.

 

Los Romano, viven hace 25 años en Pozo del Campo y gracias a la venta de carbón pudieron hacer estudiar a sus hijos y lograron que ellos no se queden en la zona y buscar nuevos horizontes para que no tengan que sufrir el abandono.

 

 

El agua tenemos que esperar que nos traigan de Tapso que se encuentra a dos horas y media de la zona, la sequía que vivimos fue muy dura, no tenemos agua para consumo ni mucho menos para los animales” señala Roxana Romano, vecina de la zona.

 

Entre tantas historias duras de la “zona de nadie”, renace el empeño y el deseo de superarse, “Me hubiera encantado poder terminar la escuela, solo hice hasta séptimo grado” remarca Roxana mientras mira el piso.

 

La educación también es parte de este olvido, la escuela Manuel Castaño de nivel primario, donde asisten cerca de 50 alumnos no cuentan con un tendido eléctrico y los alumnos deben aprender antes que el sol baje y no quedarse a oscuras.

 

Durante la jornada de hoy, llego el alivio para esa zona, la tan bendecida agua cayó para dejar de castigar con tanta sequedad, sin embargo, las gotas caídas no durarán para siempre y una vez que se termine, los lugareños volverán a padecer la falta de agua y se volverá a repetir la frase, “Pozo Campo: la zona de nadie”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agregar Comentario

Clic aquí para Enviar un Comentario

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH