Nacionales Política

Por la nueva fórmula de actualización, las jubilaciones perderán 13% de poder de compra en diciembre

El poder de compra de las jubilaciones será en diciembre 13% menor si se lo compara con el fin de año de 2017. La nueva fórmula jubilatoria introducida por el Gobierno nacional por ley a fines de 2017 no logró proteger a los haberes contra la escalada inflacionaria de este año y las primeras estimaciones ya reflejan que el año que viene podría recuperarse pero no lo suficiente para cubrir la pérdida actual.

Un informe del Instituto Argentina de Análisis Fiscal (Iaraf) concluyó que un jubilado, durante diciembre, «solo podrá acceder al 87% de los bienes que consumía en mismo mes del año pasado».

Para medir ese poder de compra a lo largo de todo 2018, Iaraf tomó como referencia la evolución de los precios del pan y de la leche, que en los primeros diez meses del año aumentaron un 39 y 23% respectivamente. En este sentido, el estudio arrojó como conclusión que los jubilados pudieron mantener su poder de compra medido en litros de leche pero no así respecto al pan.

La última actualización de la ley de movilidad jubilatoria introducida por Cambiemos determinó que los haberes se actualizarán cada tres meses (marzo, junio, septiembre y diciembre), mientras que en la vieja versión la actualización se realizaba en los meses de marzo y septiembre.

La fórmula anterior consideraba en un 50% la evolución de los recursos tributarios de la Anses y el 50% restante se correspondía con la evolución del índice de salario de trabajadores estables (Ripte), mientras que ahora considera un 70% la variación del IPC Nacional y en un 30% al Ripte. En este último caso, ambas variables operan con un rezago de seis meses.

Según recordó el informe, en el mes de diciembre los jubilados que perciban la mínima cobrarán $9.309,8, que sumado al aguinaldo alcanza los $13.964,7. En los meses de enero y febrero de 2019 el haber será de $9.309,8 hasta el mes de marzo donde recibirán un nuevo aumento igual al 11,8%.

El Iaraf consideró tres escenarios distintos para tratar de proyectar si las jubilaciones ganarán o perderán el año próximo. En uno, la inflación hipotética es la que espera el Gobierno, de 23%, la segunda implica una suba de precios de punta a punta en 2019 de 27% y una tercera variable, más cerca con lo que esperan las estimaciones privadas, de 30%.

La conclusión del estudio marca que «solo en el caso de una inflación en 2019 igual al 23% podría posicionarse en una situación favorable en relación con 2018». Mientras que «en el resto de los casos, se ubicaría por debajo o en igualdad de condiciones a lo experimentado en 2018 e incluso en una situación desfavorable con respecto a 2017″.

Por lo tanto, explicó Iaraf, «la dinámica considerada lleva a concluir que en los 2 primeros años de vigencia de la nueva Ley, el poder de compra de los haberes jubilatorios perderían frente a la inflación y se posicionarían en una situación desfavorable respecto a 2017».

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH