Nacionales Política

Ottavis: «Para terminar con el tráfico y los dealers hay que legalizar la droga»

Ottavis no eludió un solo tema: Crtisina, La Cámpora, los bolsos de López y la corrupción.
El mediático legislador kirchnerista lanza polémicas definiciones políticas y duras confesiones personales. La cocaína, el alcohol y los otros vicios. La Cámpora, la corrupción y las traiciones. Larga charla sin filtro: de Macri a Cristina, todo el panel.
Fuente Infobae

A confesión de parte, relevo de pruebas. José María Ottavis Arias (36, nativo de San Isidro, un hijo), mediático si los hay, no tuvo empacho en confesarle al periodista Luis Novaresio: «Fui muy mentiroso, muy manipulador, muy psicópata, muy infiel, tomé mucho whisky, pasé por la droga, y le robé plata a mi abuela en un momento de necesidad». Culpa. Confesión de pecador: «Me liberé de la cocaína, el alcohol y otros vicios que uno adquiere como bastones porque tiene agujeros en el alma».Honestidad brutal. Lo menos que se espera de un hombre de familia cristiana, y devoto él mismo.

Tanto, que suele rezar en el santuario de la Virgen de San Nicolás («Aunque no muy seguido. Voy con una amiga cuando tengo problemas, hablo con un cura, me hace muy bien»).

Breve historia política. Peronista desde los 14 años. Secretario general de la Juventud Peronista de la provincia de Buenos Aires (JPBA) en la mesa de la conducción general de La Cámpora. Diputado provincial del Frente para la Victoria (2011).

Y ahora, al grano.

–¿Sigue en las filas de La Cámpora?

–Sí. Pero me defino como un peronista kirchnerista.

–¿Eso significa que La Cámpora agoniza?

–No. Está en otra etapa.

José López, hoy detenido en el penal de Ezeiza.
José López, hoy detenido en el penal de Ezeiza.

–Como referente de la juventud, ¿qué sintió ante los escándalos de corrupción que pesan sobre Julio De Vido, José López, Lázaro Báez, los bolsos en el monasterio, el dragón en el parque de un hombre de Daniel Scoli, etcétera?

–Por López, asco, indignación. Sobre De Vido no puedo decir nada. Por Lázaro no me sentí tan traicionado como por López, pero me dio asco pensar que todos los gobiernos, con la obra pública, se han llenado de plata mal habida…

–Lo comprendo, Ottavis: no es lo mismo robarle unos pesos a la abuela que asaltar al Estado: es decir, a todos los ciudadanos.

–Yo le manoteaba el monedero a mi abuela porque quería tener cosas que no podía comprar. ¡Éramos nueve hermanos! Pero un día le pedí disculpas…

–¿De qué clase social era su familia?

–Alta, pero no de terratenientes: de profesionales. Y con altibajos. A veces veraneábamos en Punta del Este, y a veces comíamos en la escuela porque en casa no había nada…

Néstor y Cristina: Para Ottavis, el primero ordenó el país; la segunda generó la militancia (NA)
Néstor y Cristina: Para Ottavis, el primero ordenó el país; la segunda generó la militancia.

–En 2011, cuándo murió Néstor Kirchner, ¿sintió que se acababa el kirchnerismo?

–Sentí algo contradictorio, porque es lo que pasó con los grandes líderes, desde Juan Domingo Perón hasta Raúl Alfonsín. Pero empezó otro proceso político: el cristinismo. El fin de Néstor fue el surgimiento de una militancia. Muchos de los jóvenes sentimos que Néstor nos saludaba desde el cielo y bendecía nuestro nuevo espacio político: el cristinismo como su legado. Porque con Néstor no hubo militancia: él se dedicó a ordenar el país; un proceso político. Pero Cristina generó la militancia.

–¿Dudaron, o aceptaron ese rol como soldados frente a una generala?

–Nunca dudamos.

–¿Ni siquiera cuando los hechos de corrupción fueron evidentes? ¿Cuándo José López dijo que esa plata era para financiar la política?

–Hay un mito. Hacer política no es tan caro. Hay que regular los aportes de todos los sectores, y que todas las campañas reciban lo mismo: remeras, carteles, espacios en los medios.

–No es lo que creían los Kirchner. Muchas veces dijeron que para hacer política era necesario tener mucha plata. Acuérdese del video de Néstor abrazando una caja fuerte y diciendo «¡Éxtasis, éxtasis!».

–Son momentos, nada más, y en ciertos contextos.

–¿Usted recaudó plata para la política?

–Sí, pero no a la manera de López, que es un cararrota. Nunca lo vi militar. Nosotros nos hemos financiado con un sistema de aportes personales. Cada uno poniendo según lo que gana. Además, los partidos tienen fondos, y nosotros teníamos muchos. Y hay dirigentes ricos: Macri, de Narváez, Scioli.

Florencia, Máximo y Cristina. (AFP)
Florencia, Máximo y Cristina.

–¿Le molesta que Mauricio Macri sea presidente? ¿Scioli hubiera sido mejor?

–Sin duda.

–¿Por qué?

–Porque tiene más sensibilidad social.

–Pero está investigado por sus bienes, y la semana pasada surgió el show de la caja fuerte oculta en la estatua de un dragón en el parque de Walter Carbone, un hombre fuerte del ex gobernador.

–Macri y su vicepresidenta también están investigados. No es malo incluso que esté investigada Cristina.

–Pero lo que varía es el peso de los cargos y los montos…

–Hay que dejar hablar a la justicia. Esa será la última palabra.

–Usted sabe que Cristina puede ir presa. ¿La acompañará aún en esa instancia?

–Vea, yo conviví con Cristina y con Máximo, y en ningún momento sentí que estaba entre corruptos. Es mi opinión. El tiempo dirá el resto…

–¿Máximo tiene futuro político?

–Podría ser un muy buen gobernador de Santa Cruz. Es mi opinión política, amistad aparte…

–Algunos dicen que Scioli fue el peor gobernador de la provincia de Buenos Aires. ¿Coincide con ellos?

–No. El peor fue un radical (Nota: Alejandro Armendáriz), pero murió, y por respeto no hablo de los muertos. El peor fue Eduardo Duhalde. Gran político, gran estratega, pero a la hora de repartir cargos, ¡todo para los amigos! Y ni siquiera pudo frenar a la maldita policía.

Maria Eugenia Vidal y Mauricio Macri. (Prensa Cambiemos)
Maria Eugenia Vidal y Mauricio Macri.

–Si Macri hace una buena gestión, ¿cómo se para el peronismo frente a eso?

–Macri es el dueño del barco porque ganó, y es lógico que marque el rumbo. Pero en ese barco hay tripulantes que quieren ir para el mismo lado, y tripulantes que quieren ir para el lado contrario, y tienen derecho a ser escuchados. Porque algunos se marean, y otros no.

–Usted sugiere pluralidad. Democracia amplia. Le doblo la edad, y me permito informarle, porque no lo vivió, que el general Perón, desde el vamos, dividió al país entre peronistas y contreras, gorilas, antipatria. Y Eva Perón proclamó que «no vamos a parar hasta que en la Argentina no quede un solo ladrillo que no sea peronista». Saque sus conclusiones respecto de Macri, el barco y las dos tripulaciones…

–Usted tiene más años y más experiencia. Y por supuesto, una ideología diferente de la mía. Lo de Eva Perón es entendible. Pero ese mismo Perón quería a Ricardo Balbín como vicepresidente, reinvindicó el asesinato de Aramburu, echó a los montoneros de la Plaza de Mayo… No tenía una sola cara. Actuaba según soplara el viento…

El “Caballo” Suárez saliendo de la comisaría (Télam)
El “Caballo” Suárez saliendo de la comisaría.

–¿En qué apoyaría a Macri?

–Si hace un país realmente federal. Si logra que la provincia de Buenos Aires se divida en cuatro o cinco distritos, porque así es inviable. Por algo, y con razón, la gobernadora María Eugenia Vidal quiere dividir el partido de La Matanza.

–¿Qué piensa del proyecto de Macri «Pobreza cero»?

–Que se puede lograr si cada ciudadano puede poner todos los días algo que le sobre, y no sólo cuando hay catástrofes. Es una utopía, pero posible.

–El problema es quién recibe y distribuye ese alud de amor. No se olvide que aquí le robaron la comida hasta a los combatientes de Malvinas.

–Algún día tendremos que alcanzar el país «Egoísmo cero». No hay que perder las esperanzas. Que pongan los ricos, los empresarios, los comerciantes, todos…

–Sugiero que también los dirigentes sindicales, que empezaron en alpargatas, terminaron millonarios y desean el Factor Julio Grondona: retirarse muertos. Ni un minuto antes.

–Tiene razón. Respeto a algunos, pero la mayoría vive con enorme opulencia.

–¿El próximo presidente será Vidal, Massa o Urtubey…?
–Espero que ninguno, porque son más de lo mismo. El próximo

será un peronista kirchnerista.

–¿Quién?

–Por ahora no hay ningún nombre. Pero para el 2019 tiene que aparecer alguien.

–¿Con qué características ideales?

–Honradez, transparencia, sensibilidad social. Pero sobre todo, una buena persona.

José Ottavis

–Usted dijo públicamente que todos los políticos toman droga. ¿Los K también?

–No. Yo dije que todos toman, no sólo los políticos.

–¿Quiénes son todos?

–Los políticos, los empresarios, los periodistas, los deportistas, los artistas, las prostitutas… El narcotráfico invadió todas las profesiones y todas las clases sociales.

–¿Cómo derrotarlo?

–Hay que legalizar la droga.

–Tiró una bomba, Ottavis. Explique…

–Una vez legalizada, se acabó el negocio clandestino, el tráfico, los dealers, todo. El negocio lo maneja el Estado. Eso garantiza control de calidad y una gran recaudación impositiva. Como sucede con el cigarrillo. En cambio, como está hoy, el rico consume droga de mayor calidad, y los pobres, y los pibes, droga barata con cualquier cosa adentro.

–Se le va a caer una montaña encima, Ottavis. Medio país y media biblioteca dicen lo contrario. Además, ¿quién controla a los controladores? Porque ese proyecto es otra puerta abierta a la corrupción.

–No veo otra salida.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH