Nacionales Política

Ocho meses necesitó el Banco Central para terminar con el cepo cambiario

La autoridad monetaria avanzó hacia un esquema como tienen los grandes países desarrollados
La autoridad monetaria eliminó los últimos resabios que quedaban para operar en cambios, en montos y horarios.
Fuente Infobae

A través de la Comunicación A 6037 la entidad que preside Federico Sturzenegger derogó las normas remanentes que integraban el cepo cambiario que guió a la actividad económica entre fines de octubre de 2011 y que estuvieron vigentes hasta ayer.

Poco más de dos días hábiles llevó a los técnicos de legales de la autoridad monetaria cumplir con la decisión del directorio del último jueves de sacar las pocas trabas que perduraban para operar en el mercado de cambios para quienes se desempeñan en la formalidad, esto es que cumplen con todas las regulaciones impositivas, aduaneras y de la Seguridad Social.

Entre las medidas adoptadas se destacan:

1. Eliminación de la obligación de justificar con documentación cada operación de cambio. A partir de ahora toda transacción con divisas en bancos y casas de cambio se procesará automáticamente. «Quien la realice sólo tendrá que especificar, con carácter de declaración jurada, el concepto al que corresponde la operación (atesoramiento, comercio exterior, etc.), entre otros datos básicos», especificó la autoridad monetaria.

2. Derogación de los topes mensuales para operar, aplicándose en este sentido únicamente las disposiciones que limitan el uso del efectivo como parte de la política antilavado. Con estas simplificaciones desaparecerán los motivos para canalizar operaciones cambiarias por vías alternativas al mercado único y libre de cambios (como el ‘contado con liquidación’), con lo cual el mercado será verdaderamente único y libre. Y quedaron sin efectos la restricción del límite máximo de USD 5 millones, para compras en un mes y de USD 500 en efectivo. En este caso, se flexibilizó a USD 2.500 diarios.

3. Modificación del nomenclador que detalla los motivos para los cuales se puede comprar o vender moneda extranjera, pasándose de 315 conceptos (muchos de ellos vinculados a regulaciones específicas del control de cambios) a unos 70, de fácil interpretación, siguiendo los criterios que aplican las naciones desarrolladas.

4. Permitir a la banca por Internet y a las casas de cambio que elijan libremente el horario para operar con clientes.

5. Derogación de la Comunicación A 4805 que limitaba la realización de operaciones de derivados con el exterior, negando la cobertura de riesgos a muchas compañías, en especial pymes.

Los 6 pasos previos:

Esas medidas se suman a las que la autoridad monetaria del nuevo Gobierno comenzó a implementar desde la primera semana en funciones. Las cuales, sintéticamente, fueron, por orden cronólógico:

1.Unificación y normalización del mercado de cambios, con un régimen de flotación de precios, 17 de diciembre de 2015;

2. Flexibilización de las normas que regulan el mercado único y libre de cambios, 28 de diciembre 2015;

3. Disminución del encaje en moneda extranjera al sistema bancario, 31 de diciembre de 2015;

4. Aplicación de la capacidad de préstamo de los depósitos en moneda extranjera, no sólo a los sectores generadores de divisas, como los exportadores, sino también a las empresas que pese a vender la totalidad de su producción al mercado interno tienen contratos en divisas con clientes que exportan; o quien solicite un crédito para adquirir una empresa fuera del país, porque generará divisas; vende productos cuyo precio se determina en el mercado internacional, como es el caso del petróleo, e incluso para quienes inviertan en proyectos de generación de energías renovables, 25 de febrero 2016;

5. Liberación de las operaciones de importación de bienes y servicios efectuados con anterioridad, 21 de abril;

6. Transparencia en las condiciones de curso y operación de las transferencias al y del exterior, 5 de mayo.

Destaca la autoridad monetaria que «impulsó estas modificaciones con la certeza de que la desburocratización, y facilitará todas las actividades productivas vinculadas de una u otra manera a los mercados del mercado de cambios ayudará al desarrollo del sector financiero, uno de sus ejes de gestión esenciales internacionales».

De ahí que también se espera que en las próximas semanas se liberen las exigencias de liquidación de divisas por parte de los exportadores, en particular de aquellos que por las características de los productos requieren para lograr mayor profundidad en los mercados, ofrecer amplias facilidades de pago por parte de sus clientes.

De esta forma, las normas que regulan el mercado de cambios se asemejan a las que predominan en las «economías normales», esto es en más del 90 por ciento del planeta, donde los agentes económicos no están pendiente de la variación de las reservas en divisas en el Banco Central, ni del subibabja del tipo de cambio, sino de las tasas de interés, la inflación y el empleo.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH