Internacionales

Lula da Silva, cerca de quedar libre: un juez del Supremo Tribunal de Brasil dictó una cautelar para excarcelarlo

El juez del Supremo Tribunal Federal brasileño Marco Aurelio Mello dictó una medida cautelar que permite la liberación inmediata del expresidente Lula da Silva, que está detenido desde el pasado 7 de abril por el escándalo de corrupción conocido como Lava Jato, por el que cumple una pena de 12 años de prisión.

La cautelar se pronuncia a favor de la liberación de todos los presos condenados en segunda instancia hasta que las sentencias sean confirmadas por tribunales superiores, lo que podría llevar a la excarcelación del expresidente de Brasil. La decisión del juez se apoya en un artículo de la Constitución según el cual una pena de prisión sólo se puede empezar a ejecutarse una vez que se cumpla lo que en Brasil se conoce como “tránsito en juzgado”, que supone el fin de todo el proceso de apelaciones.

La cautelar se dictó a pedido del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), un histórico aliado de Lula. En el caso del expresidente de Brasil todavía restan dos apelaciones a tribunales superiores por lo que podría beneficiarlo la medida tomada por el juez Mello, al igual que a otros políticos presos por casos de corrupción.

La medida fue dictada el mismo día en que la Corte Suprema inicia un receso hasta el próximo mes de febrero. Esta misma semana el presidente del máximo tribunal de Brasil Antonio Dias Tóffoli anunció que una vez concluido el receso será discutida una decisión que el tribunal adoptó en 2016 y que permitió la ejecución de una pena a prisión después de que fuera confirmada la sentencia en segunda instancia.

Entre sus argumentos para aceptar la cautelar Mello indicó que “la ejecución provisional de la pena produce como efecto colateral el agravamiento de la selectividad en el sistema penitenciario”, que se caracteriza por el elevado grado de hacinamiento.

El juez indicó además que no solo “los condenados en segunda instancia por corrupción o crímenes denominados de ‘cuello blanco'” están en prisión por haber sido hallados culpables en la segunda instancia sino también “miles de ciudadanos acusados” de cometer otros delitos. “Si esa temática no es urgente, desconozco otra que lo sea”, concluye la decisión dictada por el magistrado.

Desde 2016 el Tribunal Supremo debate dos acciones legales contra la prisión, tras la ratificación de una condena en segunda instancia. Mello fue designado como el relator del caso y, aunque su dictamen es importante, está previsto que el pleno adopte una decisión definitiva el 10 de abril de 2019.

La defensa de Lula intentó que el Supremo resolviera esta duda procesal en el primer semestre de este año, antes de que se conociera el fallo en segunda instancia sobre su condena por corrupción. Pero la presidenta del alto tribunal, Carmen Lucia, se negó a adelantar el debate.

El año pasado el juez Sergio Moro, futuro ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro, condenó a Lula a nueve años de cárcel por corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo como pago de la constructora OAS a sus favores políticos. La sentencia fue confirmada en segunda instancia con una pena mayor: doce años de prisión.

El líder del PT está recluido en Curitiba desde el pasado mes de abril, cuando se emitió el fallo en segunda instancia. La defensa argumenta que debería esperar en libertad la sentencia definitiva de este caso, ya que todavía no se agotaron todos los recursos posibles.

 

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH