Locales Política

Los Zamora desvían fondos nacionales para una campaña silenciosa y millonaria

En un Boletín Oficial del pasado jueves 20 de julio, se expone la licitación 08/2017 autorizada mediante el decreto 1759/2017 para la adquisición de “70.000 (Setenta Mil) Unidades Alimentarias con destino a Familias en Situación de Vulnerabilidad Social”, con un presupuesto oficial de $28.560.000.

Esta suma de dinero está destina como se menciona en el párrafo anterior a “Unidades Alimentarias”, conocidas popularmente como “bolsines”, que en época electoral, el zamorismo se dedica a repartir por todo el territorio santiagueño a cambio de un voto.

Recientemente diversos estudios socioambientales realizados tanto por el Gobierno Nacional como así también por otros organismos como la ONU revelaron la dramática situación social que atraviesa Santiago del Estero. Los rankings mundiales compararon a la provincia con países africanos. Somos la provincia con el peor desarrollo social del país.

A sabiendas de todo esto, el Gobierno de Santiago del Estero destinará todo ese dinero para “cubrir” las necesidades de quienes no tienen nada.  ¿Por qué llama la atención esta acción? Porque es la maniobra más fuerte utilizada por el oficialismo para asegurarse un sinfín de votos para las próximas elecciones. En paralelo, el Boletín Oficial 20.963  de la misma fecha contiene un llamado a licitación por $8.280.000 con destino a la compra de 30.000 frazadas para la población más necesitada por un monto de $8.280.000,00.

Y si hacemos una cuenta de todas las licitaciones que el Gobierno local ha destinado para cubrir a los más vulnerables (entre chapas, zapatillas, tanques de agua y rollos de nylon), las elecciones a los Zamora les costará unos 110 millones de pesos.

A toda vista lo expuesto documentalmente da cuenta de que el matrimonio gobernante (Claudia Ledesma y Gerardo Zamora) realizan una campaña austera en apariencias pero desviando fondos multimillonarios para la dádiva y es por eso que uno puede explicarse por qué se utiliza a la pobreza como forma de gobierno. Es crear necesidades de todo tipo para satisfacerla de a gotas en tiempos electorales. Un sistema perverso si los hay.

Al mismo tiempo y en apariencias el Gobierno provincial va en consonancia con la Nación mostrando austeridad en los medios y una campaña silenciosa, una especie de proselitismo subterráneo pretendiendo así que el día de los comicios rindan frutos numéricamente.

Licitación para chapas galvanizadas:

Más dádivas: Los Zamora destinan casi $15.000.000 en chapas galvanizadas

Licitación para rollos de nylon:

Con más de $3.000.000 desembolsados, el zamorismo fomenta la creación de Casas de Nylon

Licitación para la compra de colchones:

De cara a las PASO el zamorismo “invierte” más de $35 millones en colchones

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH