Nacionales Política

Las razones del Gobierno para dar marcha atrás con el cargo extra a la tarifa de gas

En plena escalada de conflicto por el cargo extra en la tarifa de gas el Gobierno tuvo que recular y dar de baja la medida, que generó una fuerte reacción de la oposición, aunque también tensiones dentro del propio oficialismo. Será el Estado el que se hará cargo de la compensación a las empresas del sector por la devaluación, y no los usuarios. La marcha atrás obedece a razones políticas y judiciales.

Fue el ministro del Interior Rogelio Frigerio el que les comunicó la noticia a senadores y diputados de distintos partidos, en una presentación en el Congreso. Después del anuncio los legisladores de la oposición, especialmente el peronismo, igualmente votaron un proyecto para dar de baja la resolución, que fue anticipada el viernes por TN.com.ar. Con esta medida el Gobierno espera sumar apoyo para el Presupuesto 2019.

Esta decisión tiene que ver además con el fuerte reclamo del radicalismo, el principal socio del frente oficialista Cambiemos. El partido había cuestionado la medida y presentado una propuesta al Gobierno para que absorbiera este costo adicional, ya que el aumento extra habría impactado especialmente en la clase media, que es la base electoral de la UCR. Mantener la decisión original le habría generado al Gobierno un fuerte costo político, más teniendo en cuenta las elecciones presidenciales 2019.

Por otro lado hay razones judiciales. No solo hubo muchas presentaciones ante tribunalespara dejar sin efecto la suba retroactiva en el servicio (por el período de abril a septiembre, por el aumento del dólar) sino que además el propio secretario de Energía Javier Iguacel fue denunciado penalmente por el fiscal federal Guillermo Marijuan, por abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público.

Con este panorama de fondo, ahora el Gobierno busca que las empresas de gas asuman el riesgo de futuras devaluaciones. Iguacel explicó que analizan cambios reglamentarios en los contratos con las compañías para trasladarles el riesgo cambiario. El funcionario dijo que “las empresas tienen los derechos a cobrar” y que “para poder respetar los contratos vigentes, alguien tiene que pagar”. “La energía no es gratis”, dijo Iguacel, que quedó en el ojo de la tormenta pero negó que vaya a renunciar.

El secretario de Energía dijo que el Gobierno “se sentó con todos” los sectores para encontrar una salida a la medida, “para que los usuarios no paguen lo que dice la ley de 1992”, afirmó. “Fue una convocatoria a ver algo más consensuado con todos. Como Gobierno tenemos que tomar decisiones y entendimos que era una solución factible y posible, pero siempre estamos dispuestos a escuchar y ver si hay algo que es mejor”, indicó.

Consideró que la solución para que no vuelva a pasar esto sería “con algún artículo que se incluya en la Ley de Presupuesto o alguna otra que indique que para cada período estacional de seis meses no sean más los usuarios los que tengan que cargar con la diferencia de cambio”, al hablar con periodistas acreditados en la Casa de Gobierno.

Poco antes de que el aumento extra quedara sin efecto el presidente Mauricio Macri dijo que aunque cada aumento en los servicios le “duele en el alma” la energía es cara y “hay que pagarla”. “Ahora cuesta pagar lo que no pagábamos y cambiar de hábito para ver cómo podemos consumir menos”, dijo el Presidente en una entrevista a Radio M de Olavarría, durante una visita a esa ciudad.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH