Nacionales Policiales

La Corte Suprema confirmó una histórica condena para un violador serial: estará preso hasta el 2056

Según lo publica Infobae, el caso de Fabricio Álvarez Albarracín, una violador serial condenado a 50 años de prisión por haber abusado de ocho mujeres en distintos barrios porteños, nunca pasó inadvertido ante la opinión pública. En primer lugar porque la sentencia que le había sido impuesta es muy alta para lo que se acostumbra a ver y segundo porque desde un sector judicial consideraron que la pena era “cruel e inhumana”, lo que despertó una fuerte polémica.

Sin embargo, después de una gran batalla legal librada por las víctimas, la Corte Suprema de Justicia rechazó finalmente la apelación de la defensa y se negó a tratar el caso, por lo que la condena –que había sido ratificada por la Sala 3 de la Cámara Nacional de Casación Penal– quedó confirmada.

En su presentación, Álvarez Albarracín argumentó que el medio siglo equivale a la pena de muerte, ya que por su edad, recién saldría a los 70. Pero el planteo fue rechazado al ser considerado “improcedente”, poque legalmente no es una cuestión federal que habilitara esa instancia extraordinaria.

“De esta manera, permanecerá tras las rejas hasta el 18 de marzo del 2056, tal cual lo había establecido el Tribunal al realizar el cómputo de pena, debido a que ya lleva privado de su libertad más de 12 años, cuando quedó detenido. Por este motivo, al delincuente le restan por cumplir 37 años, 10 meses y algunos días tras las rejas”, dijo a Infobae la abogada de las víctimas, Deborah Huckek.

El aberrante modus opeandi y la reincidencia

En junio de 2011, el Tribunal Oral 16 de Capital Federal condenó al hombre a 50 años de prisión, tras comprobar que era un violador serial que actuaba siempre del mismo modo: se movía en una moto, abordaba a las mujeres por la noche, cuando estaban por ingresar a sus domicilios, y las sometía a todo tipo de abusos.

Actuaba en los barrios porteños de Villa Urquiza, La Paternal y Agronomía. Algunas de las mujeres fueron sometidas dentro de sus propias casas. Según relataron, cuando estaban abriendo la puerta, las empujaba, las golpeaba e ingresaba con ellas. Una vez adentro, las violaba. En varios de esos casos, se dejaba el casco puesto para que no lo identificaran.

Finalmente fue sentenciado por los delitos de robo, tentativa de abuso, abuso sexual simple, privación ilegal de la libertad y abuso agravado, por haber causado grave daño a la salud de sus víctimas. Lo que es aún más grave es que estas violaciones las cometió mientras gozaba del beneficio de libertad condicional por otra condena que había recibido  otras violaciones.

Por eso, la abogada no duda en asegurar que la cárcel para este hombre no sirvió como mecanismo para lograr una correcta reinserción en la sociedad. “Demostró que la prisión en él no tuvo efectos positivos y que no está preparado para vivir en sociedad. Los jueces al confirmar la pena de 50 años recordaron la crueldad de los hechos y se refirieron a él como un depredador que realizó una verdadera cacería humana“, señaló la letrada.

La intervención de “Justicia Legítima” y la rebaja de la condena

La Sala I de la Cámara de Casación Penal, integrada por los los jueces Juan Carlos Gemignani -quien votó en disidencia-, Luis María Cabral y Ana María Figueroa, resolvió en 2014 rebajar la condena contra Álvarez Albarracín porque era “cruel e inhumana”, aunque ratificó los delitos que le eran imputados.

Pero para llegar a ese punto fue vital la intervención del polémico fiscal de la agrupación “Justicia Legítima”, Javier de Luca, quien coincidió en su dictamen (n°6313 del 18/11/2011) con los abogados del violador serial en la calificación de “inconstitucionalidad” del monto de la pena y solicitó reducir la pena.

El fiscal Javier de Luca (Adrián Escandar)
El fiscal Javier de Luca (Adrián Escandar)

La Cámara accedió al pedido y dispuso que el expediente fuera remitido nuevamente al tribunal de origen para su revisión. Acá ocurrió una pelea judicial casi histórica. Los jueces que lo habían sentenciado a medio siglo de cárcel se inhibieron de seguir actuando por la “violencia moral” que les generó la decisión de la Sala 1. Es decir, por primera vez un grupo de magistrados se oponía a la decisión de un tribunal superior y lo dejó expresado.

Fue entonces que designaron a Gustavo González Ferrari, Inés Cantisani y Alejandro Noceti Achával y la condena a 50 años fue ratificada. La defensa apeló pero esta vez la sala 3 de la Cámara Nacional de Casación Penal confirmó la sentencia en 2017.

Así, el único camino que le quedaba al abusador era un pedir un recurso extraordinario a la Corte Suprema, pero su estrategia no funcionó y ahora deberá purgar la totalidad de la condena no sólo por la gravedad del hecho, sino por haber reincidido.

“El caso de Fabricio Álvarez tiene, además, la situación de una firme declaración de reincidencia que le impide obtener libertad condicional a los 2/3 de la condena (pasados los 33 años), con lo cual deberá cumplir efectivamente en prisión hasta agotar la condena“, explicó Huczek.

“La Justicia entendió que no se trataba de una pena cruel e inhumana en virtud de que el castigo proferido debe ser equivalente y proporcional al daño proferido a sus víctimas y la culpabilidad demostrada. Es destacable el rol que han cumplido las víctimas en todo este tortuoso proceso. ¡Justicia buscamos y justicia conseguimos!”, concluyó la letrada.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH