Nacionales Política

Julio De Vido fue enviado a juicio oral por beneficiar a Odebrecht en la licitación de gasoductos

Julio De Vido deberá afrontar un nuevo juicio oral en una causa por beneficiar a Odebrecht en la licitación de gasoductos. Se trata del gigante brasileño de la construcción envuelto en un megacaso de corrupción en Latinoamérica por el pago de sobornos que, solo en la Argentina, destinó U$S 35 millones en coimasa funcionarios durante el kirchnerismo para adjudicarse contratos de obra pública.

De acuerdo a la resolución, a la que accedió TN.com.ar, se develó que el exministro de Planificación Federal «creó el marco normativo necesario para que, desde la Secretaría de Energía, en negociaciones con Odebrecht, se procediera al llamado a una «licitación privada» que se realizó a través de la firma mixta Cammesa, que fue la que finalmente le adjudicó, en un proceso sospechado, todo el negocio a Odebrecht«.

La firma Odebrecht destinó millones al pago de coimas en la Argentina. Créditos: AP.
La firma Odebrecht destinó millones al pago de coimas en la Argentina. Créditos: AP.

La sala II de la Cámara federal porteña había rechazado un reclamo del exministro de Planificación y habilitó al juez federal Daniel Rafecas a elevar la causa en la que el exfuncionario está procesado por negociaciones incompatibles con la función pública.

La elevación a juicio incluye al exsecretario de Energía, Daniel Cameron, los exsubsecretarios de Energía Eléctrica y de Combustibles, Bautista Marcheschi y Cristián Folgar, y los responsables de la firma Cammesa S.A. Entre estos últimos se encuentran su vicepresidente, Luis Alberto Beuret, y Julio Armando Bragulat, gerente general de la empresa.

Durante la instrucción el magistrado determinó que De Vido junto a los exfuncionarios favorecieron a la empresa para que resultara adjudicataria de los contratos de la denomina «Ampliación Gasoductos TGS y TGN -obras 2006/2008». Estos trabajos tuvieron un presupuesto inicial de más de 2.300 millones de dólares. Se estima que los sobreprecios pudieron haber superado los U$s 800 millones.

Rafecas determinó que De Vido confeccionó una «licitación privada», que en lugar de hacerse a través de las empresas privadas TGN y TGS, como se venía realizando hasta ese momento, se llevó a cabo a través de Cammesa, que direccionó la obra en favor de Odebrecht.

En consecuencia, el juez señaló que el procedimiento se hizo «al margen del régimen de contrataciones que contempla la ley y con marcado direccionamiento en favor de Odebrecht».

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH