Nacionales Política

José Luis Gioja y Jorge Capitanich pujan por encabezar la nueva conducción del PJ

El triunfo de Alberto Fernández en las elecciones y el regreso del peronismo a la Casa Rosada modificó el lugar en el mapa político que ocupa el Partido Justicialista (PJ). Durante los últimos dos años la sede de histórica de calle Matheu sirvió como punto de unidad para para que las diferentes vertientes del movimiento coincidan bajo el mismo techo. En mayo se vence el mandato de las autoridades partidarias y la puja por ocupar la presidencia dejó atrás la invisibilidad de los últimos meses.

El actual presidente del partido, José Luis Gioja, y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, son los dos nombres que pugnan por quedarse con el liderazgo del PJ, entidad a la que Fernández pretende darle un espacio de mayor importancia en la estructura oficialista. Al menos, así lo había reconocido antes de ganar las elecciones.

 

Les pido que nunca más nos desunamos. Y que el partido esté muy activo, no quiero un partido que duerma mientras yo gobierne. Eso es lo que quiero. Y creo que tenemos que hacerlo con nuestros compañeros. Poner en marcha la Argentina es poner en marcha la política”, dijo en los primeros días de octubre cuando visitó la sede del partido.

El diputado sanjuanino tiene intenciones de seguir al frente del partido pero no está dispuesto a afrontar una interna para mantener su silla. Nada de batallas políticas o fricciones innecesarias. La situación de crisis del país y la armonía existente hasta el momento en el Frente de Todos impiden cualquier desgaste adicional en un contrapunto electoral partidario.

La única forma de que Gioja siga en el cargo es lograr un apoyo consensuado de todas las vertientes del peronismo que confluyen en el PJ. Una conducción de unidad con aprobación total. En base a esa postura el sanjuanino insiste con que la nueva conducción debe representar a todos los sectores del Frente de Todos, ya que ni el kirchnerismo ni el massismo tienen representantes en la actual. Cuando se formó, cuatro años atrás, el peronismo estaba desparramado.

El ex gobernador de San Juan fue uno de los dirigentes que más trabajó para lograr la unidad del peronismo. Armó una mesa política en el PJ a la que convocó a gobernadores, intendentes, sindicalistas, dirigentes vinculados al kirchnerismo y otros cercanos al massismo. Así, lentamente, colaboró en el armado de un rompecabezas que un año atrás estaba completamente desparramado.

Durante su gestión, que comenzó en el 2016, tuvo que atravesar el desconcierto que generó la decisión de Cristina Kirchner de armar Unidad Ciudadana para las elecciones del 2017 y dejar afuera al partido de frente electoral. También resistió la intervención que dictó la jueza federal María Servini y la embestida del dirigente gastronómico Luis Barrionuevo, designado como interventor. Fueron años complejos con el peronismo sentado en la vereda de la oposición, sin cargos en las despachos oficiales y sin una conducción clara sobre la mayoría. Tiempo de reproches e internas que quedaron en el pasado.

Por ese trabajo a Gioja se lo valora dentro del mundo peronista. Con perfil bajo logró sentar en la mesa a Hugo Moyano y Héctor Daer, dos exponentes enfrentados en el entramado sindical, pero que empujaron con fuerza la candidatura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. En el final de las negociaciones electorales formó parte del grupo que cerró las condiciones para que el Frente Renovador de Massa se sume al Frente de Todos.

La posición del sanjuanino es clara. Si los dirigentes de peso del peronismo le piden que siga al frente del partido, lo hará. Si le exigen que dé un paso al costado para impulsar una renovación en la conducción, también lo hará. La condición es que haya consenso sobre esa determinación. Sino no se bajará tan fácil de la pelea por el liderazgo del PJ.

La novedad la aportó el actual gobernador de Chaco, que el último domingo reveló que tiene la intención de ocupar la presidencia del partido aunque, al igual que Gioja, descartó la posibilidad de un enfrentamiento. “Me gustaría formar parte de la discusión para conducir el PJ, pero sin pelearme con otros compañeros”, aseguró en una entrevista con la agencia de noticias Télam.

Capitanich dejó en claro que, como se estila dentro del movimiento político, la conducción del peronismo corresponde al Presidente, pero que el PJ puede ser conducido formalmente por otro dirigente y tener su peso propio. «Lo importante es que nosotros tengamos la voluntad de converger hacia un modelo de organización, participación y conducción que permita un espacio de debate abierto, plural y democrático», afirmó.

El ex jefe de Gabinete es un dirigente cercano al kirchnerismo que mantiene un buen vínculo con Fernández. Se metió en la pelea por la conducción sin hacer demasiado ruido y deslizando su intención a futuro. Fue la mejor forma que encontró para poner su nombre en la lista de candidatos. En los últimos meses había dejado trascender esa vocación a través de operadores políticos que le responden. Lo que hizo el último fin de semana fue oficializarlo.

El apoyo más importante saldrá de la dupla presidencial. Hasta el momento ni Fernández ni Cristina Kirchner dieron señales sobre lo que quieren para el partido. El movimiento que esgriman será determinante en la discusión interna. Por ahora no es un tema que esté en agenda o que tenga importancia dentro de la política interna. Si hay algo en lo que coinciden desde diferentes sectores del oficialismo es que la conducción será armada en base a acuerdos. Nada de internas.

Este miércoles, a las 15, el Consejo Nacional del PJ se reunirá en la sede de Matheu 130 y pondrá la fecha del próximo congreso partidario. Probablemente sea en la primera quincena de marzo, en el estadio cubierto de Ferro, donde en el 2019 le pidieron a Sergio Massa que acepte cerrar un acuerdo para unir al peronismo.

De ese futuro congreso saldrá la fecha de una interna ficticia. Una interna a la que ninguno de los actores está dispuesto a acudir, pero que servirá para nombrar a la nueva conducción. Sería en abril, ya que en mayo se vence el mandato de Gioja y el partido necesita renovarlas autoridades. Hay, por el momento, solo dos nombres posibles para lidera el partido y ocupar un rol institucional central en la vida del Frente de Todos. Las negociaciones comenzarán más adelante pero los interesados ya dejaron ver sus cartas.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH