En esa línea, y a propósito de los reales índices de pobreza de 32,2% de la población que se dieron a conocer, Triaca aprovechó para decir que «nos tiene que interpelar y encontrar respuestas en la gestión pública», para la cual dejó como mensaje que «hay que entender que son esenciales cumplir con tres requisitos»:

1. Servicio al prójimo: el servicio público tiene que estar presente, más allá del ego y el desarrollo personal;

2. Conocer la realidad, como hace la Universidad. No sólo se debe estudiar la gestión pública desde la perspectiva de la técnica para hacerla eficiente, sino también empírica, porque la realidad es muy diferente de cómo la cuentan desde afuera;

3. Sentido de principio y fin: hay tendencia a la administración del poder como si fuera eterno, por eso hay que plantearse objetivos y cumplirlos en un período.