Nacionales Política

Insultos y corridas en un operativo judicial en la sede de Madres de Plaza de Mayo

15-04 La asociación Madres de Plaza de Mayo convoca a “defender” el espacio ante un nuevo operativo judicial en el marco de la causa que investiga la quiebra de la fundación. Denuncian que buscan secuestrar e inventariar el archivo histórico de la institución. Foto: Andrés D’Elia

Hubo insultos y corridas en un operativo judicial en la sede de Madres de Plaza de Mayo dispuesto por el juez Fernando Perillo en la causa en la que se investiga la quiebra de la Fundación, en 2017.

El abogado de la sindicatura denunció que no lo dejaron entrar al edificio, donde debía realizar un inventario de bienes. Pasadas las 11.30 el letrado intentó ingresar a la sede pero no logró, ante la resistencia de cientos de manifestantes que respaldan a la organización liderada por Hebe de Bonafini.

El abogado Daniel Truffat explicó que cuando quiebra una asociación se realiza un inventario de bienes, y que eso es lo que iban a hacer en la sede. El letrado consideró que “hay gente muy nerviosa” que no sabe qué iban a realizar y aclaró que no tienen autorización para llevarse “absolutamente nada” del lugar. Dijo que Bonafini siempre les permitió hacer su trabajo, en los casos de que no participaran representantes del ministerio de Justicia. Luego debió retirarse en medio de insultos y empujones, custodiado por policías de la Ciudad.

La medida que intentó llevar adelante el abogado responde al pedido de quiebra de la Fundación que fue decretado en junio de 2017, por las deudas económicas con exempleados. Justamente el magistrado quería hacer un inventario de bienes para saldar esas deudas.

La síndico Liliana Segal explicó que fueron designados “como oficiales ‘ad hoc’ al solo efecto de una toma del inventario” y que no esperaban que se produjeran forcejeos durante el procedimiento. “Vinimos solo a tomar un inventario conforme a lo establecido a la ley de quiebras. Ya se habían hecho partes parciales, solo faltaba terminarlo”, indicó.

La quiebra la dispuso el juez Perillo en junio de 2017 al hacer lugar al pedido de un extrabajador de la Fundación, Miguel Ángel Ortiz Benítez, al que el organismo le debía en ese momento $ 123.678. El magistrado determinó que hubo una “insuficiencia de fondos para desvirtuar el estado de cesación de pagos imputado”.

La respuesta de Madres: “Es una nueva avanzada del Gobierno”

A través de un comunicado el organismo habían convocado a “resistir” el procedimiento al edificio ubicado en Hipólito Yrigoyen 1584 y denunciaron que el objetivo sería “avanzar en la ilegal confiscación” del archivo histórico de la entidad.

“Ante una nueva embestida que pretende apropiarse del archivo histórico, borrar la memoria del pueblo, de las Madres de Plaza de Mayo y de 30.000 compañeras y compañeros, convocamos a proteger un espacio que es de y para todxs”, indicó el comunicado de la organización.

Las Madres denunciaron que se trata de “una nueva avanzada del gobierno nacional y sus operadores judiciales que intentan apropiarse del archivo histórico de la Asociación” al advertir que el titular del Juzgado Comercial número 13 las notificó que “ordenó a la policía ingresar a la sede ubicada en plaza Congreso”.

Además acusaron al juez Perillo de ordenar el ingreso por la “fuerza y de manera ilegítima a la sede haciendo lugar a reclamos impartidos por el ministerio de Justicia -a cargo de Germán Garavano- por fuera de la ley y con ánimo persecutorio” al Centro de la Memoria, el Amor y la Resistencia, como bautizaron al lugar.

“El inmueble y el archivo histórico reflejan casi 42 años de lucha inclaudicable; 42 años de historia que se escribe día a día y que todos los jueves, a las 15.30, se refrenda alrededor de la histórica Pirámide de Mayo”, afirmaron.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH