Sin categoría

Gendarmería desmintió haber finalizado las pericias en el caso Nisman

Gendarmería Nacional desmintió este jueves que haya concluido las pericias sobre la muerte de Alberto Nisman, replicando así una versión que sostenía que los informes determinaron que el ex fiscal de la causa Amia fue asesinado.

“A la fecha la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses no produjo ningún informe final conclusivo en el marco de la junta interdisciplinaria respecto de las pericias del denominado mediáticamente Caso Nisman”, informó la Gendarmería poco habitual.

La fuerza federal salió al cruce de una versión lanzada por el periodista Román Lejtman que causó revuelo por lo terminante de su afirmación: “Nisman fue asesinado a sangre fría” y profesionales limpiaron la escena. Pero rápidamente la Gendarmería buscó frenar las especulaciones y aclaró que “las conclusiones periciales serán presentadas ante las autoridades judiciales pertinentes”.

En ese sentido, fuentes judiciales indicaron a la agencia Télam que el fiscal Eduardo Taiano, que fue quien ordenó el informe, todavía no recibió las conclusiones. Según esta versión, el informe -elaborado por una la junta interdisciplinaria compuesta por 23 especialistas de Gendarmería y por peritos de parte- será entregado después del 20 de septiembre.

Como sea, el surgimiento de estas versiones no hace otra cosa que revelar la enorme versión que pesa sobre la Gendarmería por este peritaje, que sería una bala de plata para el Gobierno para usar contra el kirchnerismo si la conclusión es que Nisman no se suicidó. Es el deseo de la Rosada.

La elaboración de este peritaje se da en medio de una enorme tensión y de una guerra fría entre Gendarmería y la Policía Federal, que fue la primera fuerza que intervino en la investigación por la muerte de Nisman y luego apartada por irregularidades.

En la Federal hay bronca desde hace meses porque se sienten totalmente postergados por Mauricio Macri, en quien confiaban para convertirse en una especie de FBI argentino. Lejos de eso, el Gobierno traspasó a la Ciudad el grueso de su estructura y personal, y al mismo tiempo Patricia Bullrich eligió a la Gendarmería como la fuerza para la lucha contra el narcotráfico. La PFA quedó sin un rol claro. En el medio de eso, cayeron dos jefes de la flamante Policía de la Ciudad, en circunstancias extrañas.

Ahora, en medio de esta guerra silenciosa estalló el caso de Santiago Maldonado y Bullrich no tuvo otra alternativa que hacer intervenir a la PFA en la investigación. Algunas versiones indican que sectores de la Policía tienen alguna intención de manchar a la fuerza rival y agitar la hipótesis de la desaparición.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH