Política

«Es una obligación moral» apoyar a Milagro Sala

Lo dijo el párroco de Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, Francisco Olveira.

«Es una obligación moral y un deber de conciencia» apoyar a Milagro Sala, dijo el párroco de Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, Francisco Olveira, al referirse al acampe que se realiza en Plaza de Mayo en solidaridad con la líder de la Tupac Amaru detenida en Jujuy, quien cumple una huelga de hambre para reclamar que le levanten la incomunicación.

«Era una obligación moral, un deber de conciencia apoyarla, porque desde enero venimos denunciando que su detención es ilegal porque viola la presunción de inocencia, más allá de que se investigue lo que se tenga que investigar. Es la punta del iceberg de la persecución de los movimientos sociales que se organizan cuando el Estado está ausente», definió el cura.

Los Curas en Opción por los Pobres y Madres contra la Violencia Institucional comenzaron el viernes pasado un acampe en Plaza de Mayo y una huelga de hambre para reclamar por el inmediato cese de la incomunicación de la diputada del Parlasur (FpV), quien también inició -junto a otras detenidas de su organización- una huelga de hambre que seguiría vigente, en principio, hasta el próximo lunes cuando finalice la incomunicación establecida por supuesta ‘inconducta’.

En declaraciones a FM Vorterix, Olveira afirmó además que «ni siquiera los abogados de Milagro Sala saben por qué se le dictó esa incomunicación, con lo que vemos que además de tenerla presa, lo que están haciendo es empeorar las condiciones de esa detención».

El cura agregó que ante la «falta de aval» de la prisión, Sala termina siendo «una presa política; ella y los 11 dirigentes que también se encuentran detenidos». En cuanto a la sospecha del supuesto manejo irregular de fondos por la que Sala está presa desde el 16 de enero pasado, recordó que «cuando la detuvieron, le hicimos una carta abierta a Milagro Sala donde decíamos que ni sabíamos si estábamos de acuerdo en todo con ella» pero que «esto era la punta del iceberg de una persecución a los movimientos sociales».

«Creemos que hay que investigar todo y si se le comprueba un delito tendrá que pagarlo, pero esa investigación debería ser con ella en libertad, ante la presunción de inocencia», añadió el religioso, y señaló que «cuando ya no la podían tener más tiempo presa por algún motivo, le armaban otra causa. Todo es ilegal, hasta Amnistía Internacional te lo dice».

También dijo que si bien se sabe que «no se les va a mover un pelo, ni a Gerardo Morales (el gobernador de Jujuy), ni al Poder Judicial, lo importante es que ella sienta que no está sola».

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH