Locales Política

En un ránking de desigualdad en el país, Santiago del Estero quedó última

Se tomaron datos de economía, inclusión y ecología. La Ciudad está primera y Buenos Aires, novena.

Fuente Prensa de Cancillería de la Nación

Si bien la Argentina es uno de los países con mayor desarrollo de la región, una mirada focalizada en cada provincia revela que ese desarrollo es muy dispar, y que la desigualdad es uno de los mayores desafíos para el país. Así surge de un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de la ONU en Argentina, que mide tres variables fundamentales del desarrollo sostenible: crecimiento económico, inclusión social y sostenibilidad ambiental. Y por primera vez se elaboró un Índice de Desarrollo Sostenible Provincial, que analiza a los 24 distritos del país.

Lo que surge a simple vista es una gran desigualdad. El primer puesto lo ocupa la Ciudad, como el distrito más desarrollado del país, a una distancia considerable del resto de las provincias. El segundo lugar es para Chubut. Buenos Aires -provincia que concentra el 40% de la población- está en el noveno puesto. El último lugar es para Santiago del Estero.

El índice utiliza valores entre 0 y 1 en el que los distritos que tienen un valor más cercano a 1 son los que presentan mayor nivel de desarrollo sostenible. La Ciudad alcanza el 0,79, mientras que Santiago del Estero un 0,31. Buenos Aires, 0,55. Desde hace años, la PNUD elabora el Indice de Desarrollo Humano que toma en cuenta las variable de salud, educación e ingreso per cápita. En ese ranking, al 2016, Argentina está en el puesto 45 de un total de 188 países.

Es el segundo de la región, superado por Chile, en el puesto 38.

En este nuevo índice provincial, se buscó abarcar a las tres dimensiones de la Agenda 2030 de laONU, que articula aspectos más amplios. “En este caso se toman el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental. Entre las tres se arma un índice matemático, que también toma en cuenta si una provincia crece desbalanceadamente, lo que repercutirá en un menor puntaje”, explica a Clarín Rubén Mercado, director del Informe Nacional sobre Desarrollo Humano que ayer fue presentado en la Cancillería argentina. En el ítem crecimiento económico, se tienen en cuenta las variables ingreso per cápita y capital humano. En inclusión social, se miden pobreza, empleo, salud y educación. Y en sostenibilidad ambiental (el área con menos datos disponibles), generación y disposición de residuos y emisión de gases.

“Muestra una cara más multidimensional, va más allá de la pobreza por ingreso. El desarrollo relativo responde a una multiplicidad de factores”, explica a Clarín Gala Díaz Langou, directora del programa de Protección Social del CIPPEC.

La disponibilidad de datos fue un problema para los investigadores. “La información provincial es bastante escasa. Por ejemplo, no hay datos de PBI por provincia. Por eso tuvimos que usar ingreso per cápita. Tampoco teníamos todos los datos de pobreza, por lo que elaboramos un índice de pobreza relativa”, añade Mercado.

“Esta es una radiografía muy preliminar, hay que afinarla mucho. Falta información, es algo que va a llevar años. Todos quieren un desarrollo sostenible, pero ese desarrollo hay que medirlo. Para eso es importante saber qué información tenemos y qué no tenemos. Y empezar a elaborar una línea de trabajo de mediano y largo plazo”, dice el economista.

Sobre la posición que ocupa Buenos Aires, Mercado explica que responde a que es el distrito donde se encuentran “las diferencias sociales más agudas de la Argentina”. En el conurbano, hay un fenómeno de “segregación residencial con barrios cerrados rodeados de villas de emergencia que se parecen más a la edad media: los castillos y alrededor la pobreza”, describe. Además, “no es una provincia sino que son varias provincias en una. Está abajo porque mezcla situaciones de extrema pobreza y muy alta riqueza. Una cosa es el conurbano, que es un país, y el interior de la provincia, que es otro país, completamente distinto, con un ingreso y nivel educativo más bajo”, añade.

“Si bien hay situaciones críticas en el norte del país, la proporción poblacional es ínfima al lado de por ejemplo La Matanza, que tiene más población que varias provincias juntas. Lo mismo sucede con el nivel educativo. Buenos Aires debería tener un promedio más alto que algunas provincias del norte. Sin embargo, cuando dividís en promedio por la cantidad de población, más la cantidad de ‘ni ni’ que tiene, eso te tira el promedio para abajo. Es la provincia más rica del país en masa. Pero no per cápita”, explica.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH