Pasaron exactamente ocho años desde que estalló el escándalo. En las últimas horas, el juez Marcelo Martinez de Giorgi firmó la elevación a juicio de la causa «Sueños Compartidos», que significó un desvío de más de 200 millones de pesos de los $750 millones destinados al plan de viviendas. Entre los más de 20 imputados se destacan los hermanos Schoklender, la titular de las Madres Hebe de Bonafini, y los ex funcionarios del Ministerio de Planificación Julio De Vido, José López y Abel Fatala. El juicio estará a cargo del Tribunal Oral Federal 5, el mismo que juzgará a la ex presidenta Cristina Kirchner por las maniobras investigas en Los Sauces y Hotesur.

El centro de la estafa fue el descuento de los cheques oficiales en cuevas de la City para obtener efectivo. Parte del dinero terminó en cuentas de los Schoklender y sus allegados, en empresarios agropecuarios ($100.565.644) o en empresas bursátiles o financieras ($22.286.127).

Las maniobras involucraron hasta cadetes y motoqueros de la Fundación, que eran obligados a retirar dinero de los bancos con cheques al portador de baja denominación. Todos declararon que cumplían órdenes del área de Finanzas, controlada por allegados a los Schoklender.

Durante la investigación, que comenzó en el juzgado del ex juez Norberto Oyarbide, la Justicia constató que no se realizaron licitaciones para adjudicar las obras y que se saltearon los controles estatales. «En todos los casos en los que la Fundación resulto beneficiaria de la construcción de viviendas sociales y centros sanitarios el procedimiento mediante el cual se formalizo su selección fue irregular, pues  se le adjudico la ejecución de las obras en forma directa, sin sustentación legal validad tanto en el orden nacional como en el ámbito provincial y/o municipal», dice la resolución de Martinez de Giorgi.

Además, la Fundación no cumplió con el pago de aportes y contribuciones de la Seguridad Social y con el pago de las obligaciones previstas en la Ley de Riesgos de Trabajo.

Entre los procesados hay un grupo de personas acusadas del delito de lavado de dinero. Ahí se destacan el contador Alejandro Gotkin, que estuvo detenido junto a los Schoklender, el piloto Gustavo Serventich, quien tuvo un rol clave en la compra de dos aviones, y Fernando Caparrós Gómez, dueño de la financiera donde se cambiaron la mayor cantidad de cheques.

Pablo Schoklender estuvo viviendo en Paraguay y regresó al país

Pablo Schoklender estuvo viviendo en Paraguay y regresó al país

En una extensa resolución, de más de 60 carillas, el juez rechazó las oposiciones planteadas por algunas de las defensas y firmó la elevación, adelantada por Infobae. Horas después, se sorteó la causa y le tocó al TOF 5, integrado por los jueces José Martínez Sobrino, Adriana Pallioti y Daniel Obligado. Es el mismo tribunal que tendrá a cargo el juicio unificado por las causas Hotesur y Los Sauces.

El escándalo «Sueños Compartidos» arrancó el 25 de mayo de 2011, a partir de una investigación periodística, y fue un cimbronazo político en plena campaña electoral. Al comienzo, el ex juez Norberto Oyarbide se encargó de investigar sólo a los Schoklender y a sus allegados. Pero la investigación fue un fracaso.

En agosto de 2013, la Cámara Federal decidió anular todo y apartar a Oyarbide. Desde entonces, todo el expediente se concentró en el juzgado de Martínez de Giorgi, que ya tenía una denuncia contra los funcionarios.

En mayo de 2015, el nuevo juez volvió a procesar a la mayoría de los imputados. El caso volvió a pasar por la Cámara Federal, que confirmó los procesamientos y revocó la falta de mérito de De Vido. Pese a los esfuerzos de su defensa, el ex ministro de Planificación también irá a juicio por la causa «Sueños Compartidos».

La pelea entre los Schoklender derivó en el escándalo (Adrián Escandar)

La pelea entre los Schoklender derivó en el escándalo (Adrián Escandar)

Hebe de Bonafini será juzgada como partícipe de la defraudación por avalar el accionar de los hermanos Schoklender. Además, la Justicia dio por probado que “aprobó la contratación de la firma Meldorek SA (de Sergio Schoklender) para la realización de trabajos para los que la Fundación había sido contratada”.

La titular de las Madres fue declarada rebelde y tuvo un pedido de detención. Fue en agosto de 2016, cuando el juez la citó a indagatoria y no se presentó, generando una situación de alta tensión social. Finalmente, el magistrado le tomó declaración en la sede de Madres.

Como una paradoja del destino, Bonafini se enteró que será juzgada dentro del edificio de Comodoro Py, justo cuando acompañaba a Cristina Kirchner en el comienzo del juicio por la causa Vialidad.

Taty Almeida (L), a member of the Argentine human rights group "Madres de Plaza de Mayo", Estela de Carlotto (2-L), President of Argentina's human rights association "Abuelas de Plaza de Mayo" and Lita Boitano, President of "Families of the Disappeared and Detained for Political Reasons" attend the first trial of former Argentine President and current senator Cristina Fernandez de Kirchner for alleged corruption offences at the Comodoro Py court in Buenos Aires, on May 21, 2019. - Fernandez de Kirchner is accused of having favored companies owned by businessman Lazaro Baez in Santa Cruz province during her presidency from 2007-15 and that of her late husband Nestor from 2003-07. (Photo by JUAN MABROMATA / TELAM / AFP)
Bonafini se sentó en la primera fila, al lado del “Cuervo” Larroque.

 

El listado de los que serán juzgados 

1. Sergio Mauricio Schoklender

2. Pablo Guillermo Schoklender

3. Abel Claudio Fatala,

4. José Francisco López

5. Julio Miguel De Vido

6. Hebe María Pastor

7. Daniel Alfredo Nasif

8. Silvia Karina Nasif

9. Alejandro Abraham Gotkin

10. José Fernando Caparrós Gómez

11. Enrique Osvaldo Rodríguez

12. Claudio Freidin

13. Hugo Omar Gallardo

14. Daniel Laurenti

15. Manuel Camet

16. Mariano Moncada

17. Adolfo Daniel Bus

18. Pablo Javier Sette

19. Christian Ariel Terdjanian

20. Carlos Castellano

21. Guillermo Alejandro Greppi

22. Emilio Mauro Gutiérrez