Internacionales

El ojo del huracán Florence llegó a la costa este de EEUU, causa inundaciones y masivos cortes de energía eléctrica

El huracán Florence tocó tierra este viernes cerca de la localidad Wrightsville, en Carolina del Norte, a las 07H15 (11H15 GMT), informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC), organismo con sede en Miami.

“El huracán Florence tocó tierra hace unos minutos”, dijo el director del NHC Ken Graham.

El Centro Nacional de Huracanes precisó que el vórtice del meteoro penetró a tierra firme con vientos sostenidos de 150 km/h (90 mph), lo que vuelve a Florence un huracán de categoría 1 en términos de intensidad de viento.

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel que se derrumbó y muchos más que desafiaron las órdenes de evacuación esperaban ser rescatados. Pedazos de inmuebles destrozados por el huracán volaban por los aires.

Los meteorólogos advirtieron que el aterrador ataque durará horas y horas, porque Florence avanzaba lentamente y sigue recibiendo energía del océano.

Horas antes, las lluvias torrenciales que acompañan a Florence ya habían provocado inundaciones de agua marina en calles de zonas costeras y dejó a decenas de miles sin electricidad. Las autoridades prevén inundaciones “catastróficas” por la lluvia en la costa este de Estados Unidos.

Así se ve circular en automóvil bajo la tormenta Florence en North Carolina, según la cuenta de Twitter del NHS en Newport/Morehead. Reportan “muchos árboles dañados, destrozos y cortes de tendidos de cables eléctricos en la isla”, además de inundaciones en los accesos.

En Carolina del Norte, estado de la costa atlántica estadounidense, unos 150.000 hogares ya se encontraban sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias.

La inmensa tormenta se debilitó durante la noche del jueves a categoría 1, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, pero las autoridades advirtieron de los riesgos de los potentes vientos de 150 kilómetros por hora y las lluvias torrenciales.

Cerca de la línea costera los vientos ya se hacían notar este jueves y la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, estaba prácticamente desierta.

Aunque en la tarde, algunos surfistas aprovechaban las grandes olas provocadas por el huracán.

“Yo me sentía bien hasta que me desperté esta mañana y vi que era una ciudad desierta”, contó un residente de 40 años que dijo que se refugiaría en Charlotte, tierra adentro.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH