Nacionales Política

El Indec difundirá la inflación de noviembre, que desacelerará por la recesión económica

El Indec difundirá este jueves el último índice de inflación de 2018, que corresponderá a noviembre. Este indicador, según esperan las estimaciones privadas, marcará una clara desaceleración respecto a septiembre y octubre, que representaron los datos inflacionarios más altos de la era Macri. En esta baja influyeron, según los economistas, el nuevo esquema monetario del Banco Central, que restringe fuertemente la cantidad de pesos circulante, y la recesión económica.

Con el Índice de Precios al Consumidor de noviembre, la suba de precios de los primeros 11 meses del año superará el 42% y se espera que, ya con la información de diciembre, termine en torno de 45%, el más alto desde 1991. Representará un desafío difícil para el Gobierno, que aspira a que en 2019 la inflación sea de 23%, e incluso ya dejó saber que espera que ese sea el número que se negocie en las próximas paritarias salariales.

Las estimaciones de consultoras privadas hablan de un número inflacionario en noviembre entre 2,5 y 2,9%. Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el costo de vida de los trabajadores asalariados sindicalizados aumentó 2,9% ese mes y alcanzó, para esa medición, un alza del 47,2% en los últimos 12 meses.

La inflación mostró una desaceleración en comparación con la suba de precios de los meses previos, cuando rondó el 6%. Por su parte, el centro de estudios económicos de Orlando Ferreres calculó que la inflación de noviembre fue de 2,5% mensual. Puntualizó los rubros de mayor incidencia fueron el de «Alimentos y bebidas, junto a Bienes varios» con un ajuste de 2,5% y 5,8%, respectivamente.

El propio presidente del Banco Central, Guido Sandleris, dijo esta semana en la Conferencia Internacional de la Economía que la inflación «sigue siendo alta, queda mucho por hacer, pero creo que estamos avanzando en la dirección correcta».

Y agregó en ese sentido que «la mayoría de los países de la región y del mundo lograron vivir con baja inflación». Y consideró que «no hay nada en la argentinidad que determine que nosotros no podemos vivir con una inflación de un dígito. No se logra de un día para el otro«.

Los analistas creen que esa desaceleración de los precios en noviembre está influido, además de que no hubo aumentos puntuales como en meses anteriores, en la dureza de la política monetaria de la autoridad monetaria, que enfrió la economía con tasas de interés altas.

Pero más allá de este freno parcial de la inflación, el Gobierno podría afrontar, en diciembre, una nueva reaceleración. Las paritarias sindicales reabiertas, más el cobro de la segunda mitad del aguinaldo y el consumo de las fiestas podría recalentar los precios.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH