Destacada Inicial Destacadas Locales Política

El Elefante Blanco de Bonafini, De Vido y Zamora

A través del siempre controversial y corrupto programa “Sueños Compartidos” es que el ex intendente Hugo Infante firmó un convenio con la Fundación “Madres de Plaza de Mayo” la cual hasta el día de hoy es presidida por Hebe de Bonafini, a fin de llevar adelante la construcción de un hospital en el barrio Siglo XX de la ciudad Capital.

Dicho anuncio se realizó durante el año 2010 y por la obra el ex Gobierno Nacional -de la mano de Julio De Vido- desembolsó un monto aproximado de 7.500.000 de pesos. Sin embargo al día de hoy, más de 8 años después, el lugar se encuentra en total estado de abandono y se desconoce el destino de los millonarios fondos.

“A la Municipalidad de la Capital le corresponde la construcción de la infraestructura del hospital y la pavimentación, iluminación y tratamiento de los líquidos cloacales, logrando así el compromiso constante de la comuna, ante las necesidades más urgentes”, había pronunciado Infante en su momento y así lo difundía el portal web oficial de la Municipalidad de la Capital.

Así lo corroboró este medio y es que efectivamente este centro de salud, cuya enorme huella se ubica en la Manzana 38 del mencionado complejo habitacional, se encuentra librado a su suerte y a medio hacer, como consecuencia de la indiferencia de las autoridades locales, quienes años atrás presumían la obra con bombos y platillos, tratando de obtener -como siempre- rédito político.

En ese sentido es de público conocimiento que desde la gobernación provincial mandaron a sacar los carteles de obra, en los cuales se detallaba el monto de dinero “invertido”, la fecha de inicio de la obra en cuestión y la estimada fecha de finalización. No obstante aún pueden divisarse en la fachada del edificio el resto de algunos afiches que antiguamente en plena campaña, mostraban la imagen del gobernador.

En esta estructura oxidada se encontraba el cartel de obra.
Aún se pueden observar restos de los afiches que contenían el rostro de Gerardo Zamora.

Como si esto fuese poco, hay que sumarle el abrumador panorama que acompaña a este “Elefante Blanco”: La ausencia total de puertas, la ruptura de los ventanales casi en su totalidad, la maleza y la humedad que se apodera de las estructuras, más los escombros y restos de mampostería regados por doquier, siendo estos nidos de alimañas que además podrían contribuir con la reproducción y propagación del mosquito dengue.

Antecedente lapidario

En la provincia de Salta ocurrió algo similar, más precisamente en la localidad de Tartagal. Allí en el año 2009 mediante una operación dirigida por Sergio Schocklender, la fundación de las Madres levantó un Centro de Salud de avanzada, que respondía a necesidades perentorias de la localidad.

Lamentablemente el proyecto quedó abandonado cuando se produjo el sonado escándalo de “Sueños Compartidos”. Tardíamente, esa provincia tomó cartas en al asunto, expropiando el predio y rescatando la obra, aunque del equipamiento del hospital quedó poco o nada, entre otras cosas, debido a los embargos interpuestos por acreedores que dejó la Fundación.

No está de más aclarar que el apodo “Elefante Blanco” es frecuentemente utilizado en arquitectura para referirse a grandes estructuras problemáticas u obsoletas que presentan grandes gastos de mantenimiento y dificultades, claro ejemplo lo es el “Hospital de la Madres de Plaza de Mayo” que nunca fue.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH