Nacionales Política

El cuerpo de Santiago Maldonado «no fue arrastrado ni manipulado»

El 20 de octubre, 55 peritos oficiales y de parte participaron de la autopsia de Santiago Maldonado en la Morgue Judicial. Hoy, los resultados de ese procedimiento aseguran, y son ratificadas de forma unánime en el acta final de la necropsia, que el cuerpo del joven artesano hallado en el río Chubut no fue arrastrado ni manipulado. Con lo cual, se descartaría las sospechas de la familia de que el cuerpo del hubiera sido plantado en el lugar donde fue descubierto.

«Del examen externo e interno del cuerpo no se han constado signos compatibles con arrastre» ni «con medidas de sujeción», dice el informe pericial, de 64 fojas, que difundió el matutino porteño La Nación. Incluso, afirma que tampoco hubo indicios durante la inspección minuciosa de las cuatro capas de ropa (tres gruesas y una fina) que vestía el joven al momento de su muerte de que éstas presentaran signos de que el cuerpo hubiera sido arrastrado fuera o dentro del cauce del río Chubut. Además, hay ausencia de «lesiones contusas, cortantes o penetrantes» evidenciadas a través de 36 placas radiológicas, tal como informó oportunamente el juez federal Gustavo Lleral .

Por otro lado, trascendió que tres de los estudios complementarios de laboratorio que se le hicieron a los restos de Maldonado, cuyos resultados oficiales se conocerán el 24 de noviembre ante la Junta Médica en la Morgue Judicial de la Corte Suprema de Justicia, certifican que el joven tatuador murió por «asfixia por sumersión», que el cuerpo permaneció «más de 70 días en el agua» y que las diatomeas (microalgas) halladas en los pulmones, cavidades cardíacas y médula ósea del fémur derecho coinciden con aquellas que existían en el área donde fue encontrado el cuerpo.

Según explicaron, estas conclusiones surgieron a partir del cotejo de muestras de agua del río Chubut contenidas en la bolsa plástica mortuoria en la que se trasladó el cadaver y del exámen en esos tres órganos. El estudio lo realizó el Laboratorio de Diatomeas Continentales del Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, bajo la supervisión de la perito oficial, Dra. Nora Maidana.

Las diatomeas son algas microscópicas con caparazón de sílice, que ingresan al torrente sanguíneo en casos de ahogamiento y que son claramente identificables, aunque el tipo de estos microorganismo pueden variar a lo largo del curso y coincidir en su tipología en distintos sectores de río, su identificación neutralizaría la hipótesis de que el cuerpo hubiera sido plantado. Sin embargo, no pudieron realizar lo mismo con los tres tipos de muestras de agua (superficial, intermedia y del fondo del cauce), ya que no se pudieron recoger por los episodios de violencia suscitados en el lof, cuando se retiraba el cadáver.

En tanto, durante un segundo estudio, el palinológico y geológico sobre muestras biológicas extraídas del cuerpo, vestimenta y calzado de Maldonado durante la autopsia, evidencia que el polen y las esporas coinciden con los del lugar del hallazgo, según la perito oficial, Leticia Povilauskas, doctora del Departamento de Paleobotánica de la Universidad Nacional de La Plata. El tercer examen, el histopatológico, en diferentes órganos y vísceras, arrojaría un lapso de permanencia del cuerpo en contacto con el agua mayor a 70 días.

De todas maneras, para conocer fehacientemente la hora de su muerte, aún restan otros estudios vinculados al lapso temporal de descomposición de tejidos, pericia que todavía lleva adelante la doctora Adriana D´addario, jefa de Histopatología de la Morgue Judicial. Por otro lado, el informe forense precisa que hubo 48 puntos de pericia propuestos por las partes. El cuerpo de Maldonado, de una estatura de 1,71 cm, exhibió un peso de 57,200 Kg.

Las cuatro capas de ropa y calzado mojado que vestía correspondían a casi un tercio de su masa corporal: en conjunto pesaban 18,200 kg y ninguna de las prendas presentaban roturas o desgarros. Además, encontraron: una tonfa metálica retráctil en estado de oxidación; una bolsa tipo Ziploc, con su DNI; un cuello tubular tipo polar de color negro con calaveras y huesos cruzados; una bolsa de tela color negra con una pequeña piedra esférica gris verdosa («una Geoda para decoración» según evaluó la geóloga Povilauskas); un par de aros en forma de hachas, sin utilizar, y envueltos en papel de regalo azul; dinero ( $323 en billetes y $ 6,70 en monedas); un encendedor de bolsillo; lentes de sol marca Mormaii rotos en uno de sus marcos y seis preservativos en sus envases.

Tras describir de manera pormenorizada los tatuajes del cuerpo, los peritos se detuvieron en una cinta negra de 1,40 metros de largo y 3 cm de ancho, que apareció sobre su campera celeste y blanca a los costados. Los forenses estimaron, de forma preliminar, que se trataba de un lazo que Maldonado podría haber usado a modo de cinturón. Sin embargo, los investigadores creen que ese lazo corresponde en realidad a las tiras del morral negro y que en algún momento del trágico desenlace se desprendió o descosió de su base.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH