El ex jefe de Estado Eduardo Duhalde se pronunció a favor de un indulto de los empresarios involucrados en el caso judicial iniciado a partir de los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

«Si yo fuera Presidente, estaría pensando en un indulto«, aseguró el histórico dirigente peronista en declaraciones a radio Delta.

El también ex gobernador de la provincia de Buenos Aires aseguró que hay que tener «mucho cuidado» cuando se analiza la situación procesal de los imputados en el caso que instruye el juez federal Claudio Bonadio y que hoy tuvo una decisión trascendente de la Cámara Federal.

«Hay empresarios que generaron empleo durante 30 o 40 años y en algún momento del desarrollo de su trabajo apareció un gobierno que le puso otras reglas de juego y no los dejó funcionar. Para la gesta productiva, los necesitamos«, planteó.

Para Duhalde, Franco Macri es un ejemplo de empresarios que trabajaron por el crecimiento de la Argentina (Foto de archivo: Télam)

Para Duhalde, Franco Macri es un ejemplo de empresarios que trabajaron por el crecimiento de la Argentina (Foto de archivo: Télam)

Este jueves, la Justicia confirmó el procesamiento de Cristina Kirchner como jefa de una asociación ilícita que recaudaba coimas. Sin embargo, entendió que los hombres de negocio no participaron de la misma organización criminal. 

Dentro de este grupo de ejecutivos, el ex Presidente enumeró como ejemplo a Franco Macri, «un tano calabrés que vino al país, laburó muchísimos años» y hasta hace poco tiempo seguía pensando cómo desarrollar sus negocios en la Argentina.

«Hay empresarios que se convirtieron en empresarios al calor de un Gobierno, como Lázaro Báez. Pero hay otros que son empresarios de toda la vida, tienen plata para ellos y para su descendencia por 500 años y siguen apostando por el país, son gente muy valiosa«, planteó.

Duhalde recordó que en 2002, cuando asumió transitoriamente la Presidencia en medio de una feroz crisis económica, fue criticado por tomar medidas que beneficiaban a grandes grupos empresarios.

Como anécdota, contó que cuando le preguntaron por el tema en una entrevista, respondió: «Únicamente un Presidente estúpido no defiende a las grandes empresas de su país, a las medianas, a las pequeñas y a las micro».

«Si tenemos que hacer una gesta productiva, necesitamos a toda la gente. Y necesitamos rodear de prestigio a los que laburaron toda la vida. A esta altura de mi vida, yo ya puedo decir cosas que quizás no convienen políticamente«, completó.