Locales Política

DERECHO A RÉPLICA (UCR Renovar)

“El único distrito de la UCR del país que está intervenido es el de Santiago del Estero”, comenzaron diciendo integrantes conocidos como UCR RENOVAR. Vinieron a nuestras oficinas el concejal de añatuya Sergio Gongora, Oscar Céspedes y ‘Tato’ Ramos. Este último dijo “Los radicales que están en el Frente Cívico tomaron una posición muy kirchnerista, se expulsó a Zamora y posterior a ello  se decidió  intervenir el partido. Pasaron muchos años y distintos interventores y seguimos en la misma. Tratamos en lo posible que la UCR vuelva a tener vida propia. Nosotros representamos al afiliado genuino. Estamos en el medio de una forma de gobernar que es el Zamorismo y dentro del partido con la forma de gobernar de Rached. El partido a nivel nacional está debatiendo qué hacer con las políticas que tiene el gobierno nacional y Santiago no puede intervenir porque no tiene delegado, porque no tenemos ningún tipo de participación. Dudamos muchas veces qué es lo pasa ¿hay un acuerdo tácito entre los grupos que supuestamente son antagonicos como el Zamorismo y el Racheismo? No podemos lograr que el partido a nivel nacional tenga una mirada más precisa”.

“El status Quo lo que hace es desfavorecer al afiliado que es el dueño del partido. El hecho de que el partido no este con vida implica no tener el dinero que corresponde por cada afiliado, no tener un delegado departamental. Realmente estamos mal por eso nosotros buscamos eso, y no tenemos en los medios normales el lugar porque es como si estuviéramos moviendo dos lugares por un lado a los radicales del Frente Civico y por otro la estructura que tiene Emilio y Lugones que no  se mueven y permanecen ellos. Son referentes reconocidos  pero que no están legítimamente dados por el voto del afiliado. A nosotros nos gustaría ir a una interna, si ellos nos ganan bueno ellos son representantes legítimos,  pero ellos son un cumulo de personas que van al frente diciendo que son de la UCR cuando en realidad no representan a estos sectores que está RENOVAR, está el grupo de Zavalía, el grupo del Dr. Efraín Avila, está grupos independientes, o sea, hay un sector que no está ni con Zamora  ni con la conducción actual de la UCR”.

Luego Gongora expresó:“La situación de la UCR excede el marco formal de lo que sería la normalización del partido. Nosotros vemos que frente al esquema de poder que impera en la provincia casi en el manejo de todos los poderes del Estado casi un totalismo disfrazado de democracia, nosotros le anteponemos desde el partido otro partido que es el Racheismo, sobre todo que se ve desde el sur santiagueño y en su gestión municipal porque Rached pretende llevarnos a ganar en la provincia con un proyecto alternativo -según él- porque no es más que una copia y mala del zamorismo porque en realidad él hace 15 o 20 años que gobierna en su Pinto alternándose entre él y sus amigos, es una copia mala del Zamorismo. Eso no representa para nada el radicalismo, muy por el contrario. La esencia de nuestros principios está basada fundamentalmente en la alternancia en el poder, en la participación de todos los sectores políticos en la vida de cada pueblo y en la vida  de los partidos políticos y en la vida de cada institución. La alternancia es básica para el desarrollo de todas instituciones y de los pueblos básicamente. Así que eso para nosotros no representa para nada nuestra manera de pensar, mucho menos de la mayoría de los radicales sí de estos dos sectores  junto con Marcelo Lugones que quieren imponer esto alrededor para seguir gobernando y seguir haciendo negocios propios dentro de la política.  Esta es nuestra posición filosófica frente a la falta de normalización que se da no solo aquí ni por  capricho de los dirigentes de Santiago del Estero, sino que hay connivencia del comité nacional en esta posición. Es como decía Tato uno no termina de entender si en realidad no se sabe que hacer o si hay un acuerdo previo para que las cosas se mantengan como están”. “A los santiagueños nos pasa lo que nos pasa porque no hay democracia real en la provincia hay un cuasi totalitarismo que gobierna la provincia y eso se traslada como un siglo fatídico la vida de nuestro partido. Hoy no se puede pretender ni unir ni modificar a los radicales si nosotros no tenemos vida interna, no tenemos más que la base  del funcionamiento de cualquier partido político que se precie como democrático. O sea nosotros para poder recuperar ese principio de unidad  de la necesidad de crear un proyecto alternativo frente  al autoritarismo del Frente Cívico es crear las condiciones primarias fundamentales  que en este caso es devolverle la vida interna a los partidos. Esa es nuestra tarea y estamos  muy convencidos que somos esa alternativa que va en esta idea que va a unificar todo ese pensamiento que va a concluir en  un proyecto alternativo al zamorismo”.

Osca Cespedes acotó:“Estas conversaciones se han venido manteniendo prácticamente dos años con Lugones y Rached y el interventor García. El año pasado antes de las elecciones se hizo una asamblea donde se formó una mesa que  teóricamente iba a tener la tarea de normalizar el radicalismo en Santiago dejando y presindiendo  del Zamorismo porque sabemos que expresa todo lo que no sostiene los principios de la Union Civica Radical. Entonces en esa mesa que estaban distintos grupos que se han mencionado antes nunca ocurrió la idea de normalizar el partido, hicimos todos los esfuerzos . A lo mejor muchos no nos entenderán porque mucha gente pide la unidad de los opositores al modelo del zamorismo pero esa unidad se tiene que establecer  sobre objetivos y sobre cuestiones y estrategias. No se puede establecer mediante la dedocracia  ni bajo el pensamiento único. Las diferencias es lo que nos tiene que hacer crecer a nosotros primero en el partido  y después en el polo opositor que nosotros creemos que el radicalismo puede ser la columna vertebral frente al Zamorismo. Estas conversaciones nunca llegaron a buen puerto porque hay intereses de ciertos sectores que esto no se produzca porque terminan beneficiándose los mismos que vienen siendo candidatos hace diez años dentro del radicalismo. En la UCR no se ha producido una renovación no porque no haya cuadros dirigenciales que puedan representar los principios del partido sino que esto está hecho a propósito, por eso se ven las mismas cara e inclusive quieren volver a ser candidatos sentados en una firma que no tiene ninguna legitimidad, puede tener legalidad  pero no legitimidad. A principio de este año expresamos de nuevo la necesidad de recuperar el partido, inclusive se había pactada una reafiliación en el radicalismo para que no demos lugar a que pueda ninguno de los grupos ser parte de un operativo del Zamorismo al cual hemos manifestado nosotros y hemos acordado un esquema de normalización que tampoco nunca se llevó a cabo. Todo esto está diseñado para que no haya participación de otros sectores. Lo que nos hace diferentes en el partido radical es que teníamos las diferencias internas y después todos nos encolumnabamos detrás del ganador, esto no pasa hoy, es uno de los planteos que hacemos y por eso se nos trata de manchar  acusándonos de ser un grupo funcional al zamorismo. Nada más alejado de la realidad. Creemos que normalizado  el radicalismo es el mejor antídoto para crear una alternativa que signifique el termino del zamorismo en provincia, pero si no hay democracia en la provincia y no hay en los partidos políticos ¿de qué estamos hablando? Nosotros queremos que la oposición se ponga los pantalones largos y empiece a discutir en serio porque la política está ausente, hoy todo el mundo dice injurias, habla pavadas y nadie representa lo que tiene que representar. Entonces termina todo desdibujado y siendo más de lo mismo en Santiago del Estero”.

Hay una cultura autoritaria que domina a Santiago del Estero, Zamora cree que es imprescindible para gobernar. Lo importante hubiera sido  la alternancia del poder, que le dé a la provincia otra impronta. En el partido esa cultura autoritaria también existe, entonces muchos amigos  creen que son los únicos que pueden expresar o manifestar o representar a los afiliados de la UCR, eso no sabemos cuándo se ha puesto en discusión. No podemos  ni siquiera sentarnos en una mesa y conversar sobre cuáles serán los lineamientos de la Unión Radical. Tenemos supuestamente dos diputados provinciales que son radicales. Nunca han consultado en la base sobre cuál sería  su posicionamiento o lineamiento sobre cuestiones que si son importantes discutirlas. Cuando impera esa idea autoritaria de conducciones es donde se desdibuja la política. El dinero manda, no mandan las ideas, no mandan las propuestas, no mandan los mejores hombres o los mejores candidatos. Por eso estamos como estamos”.

“Hemos hecho distintas presentaciones en el comité nacional. Es muy posible que viaje Ramos con otro amigo de la OTR. Con el comité tenemos conversaciones todas las semanas tratando de ubicar al interventor que ha desaparecido hace dos meses. Nosotros ahora andamos llevando la propuesta pueblo por pueblo porque la verdad es que no debemos quedarnos en la denuncia mediática, al santiagueño tienes que decirle como va a solucionar sus problemas. Lamentablemente tenemos que andar hablando de chicanas políticas. Es un llamado a la UCR nacional también porque si ya está demostrando debilidad en eso de si está con Macri o no, ayudando a la transformación o no.  El partido carece de identidad, la UCR permanece clandestina, peleándonos entre nosotros sin poder entendernos mientras Rached y Lugones siguen haciendo la estrategia que a nuestro entender ha fracasado y es funcional al zamorismo. Los resultados están a la vista,  el concejal Novara de Bandera que estaba con  nuestro grupo se fue, y como la diputada Rosales que también se fue. La estrategia que han tenido este tiempo es negativa. Seguimos perdiendo espacio e identidad”.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH