Destacadas Locales Política

Denigrante: Mirolo busca votos con ollas populares

Es de público conocimiento que la imagen del actual intendente de la ciudad de La Banda va descendiendo día tras día. Como consecuencia de esto Pablo Mirolo comenzó a implementar políticas deleznables disfrazándolas de ayuda y contención, cuando todos sabemos cual es su verdadero fin, jugar con la necesidad de los más carentes y así conseguir sufragios.

Es de público conocimiento que la imagen del actual intendente de la ciudad de La Banda va descendiendo día tras día. Como consecuencia de esto, Pablo Mirolo comenzó a implementar políticas deleznables disfrazándolas de ayuda y contención, cuando todos sabemos cual es su verdadero fin jugar con la necesidad de los más carentes y así conseguir sufragios.

En la jornada de ayer una emisora oficialista de esa urbe publicitaba una controversial actividad, se trata de la realización de “Ollas populares” en los barrios periféricos de la ciudad de las fincas perfumadas, lugares en el que hasta el más ajeno es consciente de la paupérrima situación que atraviesan sus habitantes.

Mirolo, junto a Valeria Chazarreta su mujer y Directora de Desarrollo Social, visitaron ayer el humilde barrio “La Isla” el cual está conformado en su mayoría por personas desocupadas, que no tienen ingreso alguno y pasan sus días tratando de encontrar el sustento propio y de sus familias.

Lo raro es que esta cuestionable acción no haya sido reflejada por los medios oficialistas, ni siquiera fue difundida en el Facebook oficial de Pablito -como suele hacer cada vez que entrega algún uniforme, él es consciente de lo miserable de su accionar – todo indicaría que durante su primera prueba no les fue para nada bien y por eso evitaron cualquier publicación al respecto.

Un plato de comida a cambio de un voto

El sabido que el jefe comunal no tiene un partido político propio, sin embargo, Diego Jiménez candidato a diputado provincial y presidente del Partido Republicano Independiente (PRI) lo incorporará a sus filas en las elecciones del próximo año, aunque al paso que marchan deberá conseguir varios fuerzas políticas mas que acudan en su ayuda.

Hoy Mirolo juega con el hambre del pueblo que una vez lo supo elegir e intenta mostrar la imagen de buen samaritano comprometido con la calidad de vida de los bandeños, cuando se nota que ha creado un sistema de dádivas aún más estigmatizante que los tradicionales, es que él es, un zamorista de poca monta que reproduce la mecánica feudal con grado cero de inteligencia y tacto. En plena campaña electoral el PEQUEÑO HOMBRECITO (dicho en el sentido físico y moral) se contenta con pasar un día por un barrio, darle una limosna a su pueblo y seguir de largo hasta que les toque comer nuevamente, quizás en 5 o 6 meses. La política provincial es rancia pero la del jefe del ejecutivo bandeño es lastimosa.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH