Locales Política

Conflicto docente: Si Miguel Guzmán muere, la responsable será Claudia Ledesma Abdala

Más de 7 meses lleva el supervisor Miguel Guzmán sin trabajar debido a una abrupta cesantía por parte del gobierno provincial. Uno de los motivos por el que se cree su despido fue su activa participación y acompañamiento en la lucha docente. Recordemos que fue el único supervisor de toda la provincia que se manifestó a favor de los maestros santiagueños.

Anoche harto de no recibir respuestas por parte del Consejo de Educación decidió drásticamente someterse a una huelga de hambre, no importa el tiempo que esto le lleve. “Necesito que se expidan, por el sí o por el no pero necesito una respuesta” dijo en dialogo exclusivo a Última Hora.

Dijo además que “tengo entendido que desde el Superior Tribunal apartaron a la jueza subrogante que se encargó de rechazar todo lo que el juez Escarano había dictado a mi favor, la mujer se llama Dra. Ponce de Merino. Esta mujer primero estuvo de acuerdo con lo dictado a mi favor, pero luego en una hora cambió de parecer.”

“Es que Julio Nassif le explicó algo a ella por separado. Cuando manda el juez una conciliación Nassif expresa antes que empiecen a hablar ‘no tenemos nada que conciliar, son órdenes superiores’, entonces mi abogada le preguntó quienes eran esas ‘órdenes superiores’ y dijo ‘la presidenta interventora Dra. María Elena Herrera’”.

Luego contó brevemente cómo fue el camino que lo llevó a encadenarse hoy a la Catedral de Santiago del Estero. Expresó que “El año pasado el juez Escarano dictó una cautelar para que yo volviera a mi cargo, luego me entero por Julio Nassif (pata política dentro del Consejo, abogado que defiende la asesoría de nivel primario) que no le dan entrada al pedido porque no había ido con un oficial de Justicia.

Esta situación le causó graves complicaciones en cuanto a su salud puesto que sufre de glaucoma, es insulino dependiente, tiene pie diabético y es hipertenso. “Vivo de la limosna de los compañeros pero hasta cuando voy a seguir así”.

Consultado sobre la actitud del clero para con su actividad dentro de la Catedral, Guzmán fue contundente y dijo “me han tratado muy mal, el sacerdote no parece un sacerdote sino un jefe de la milicia, yo realmente no creía que un sacerdote podría tratar así a la gente, estoy con las luces apagadas y me ha negado absolutamente todo, hasta el baño”, dijo.

Agregó además que “yo creo que el ensañamiento conmigo viene por mi apoyo a la lucha docente y como pretexto utilizaron 4 horas de las que trabajaba en el Nivel Superior. Yo solo quiero que me abonen mis haberes y si no me quieren en el cuerpo educativo está bien pero quiero que me den lo que me corresponde luego de una vida de trabajo”.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH