Nacionales Policiales

Cómo evitar caer en la nueva estafa telefónica que acecha a los jubilados que cobran la Reparación Histórica

Alerta jubilados. Una nueva estafa los acecha, esta vez, a través de sus teléfonos. Se hacen pasar por funcionarios de la ANSES. Tienen todos sus datos. Todos. Les aseguran que agilizan trámites vinculados al Programa Nacional de Reparación Histórica. Para comenzar la “gestión”, les cobran por “adelantado”. Después de embolsar el dinero, desaparecen. En promedio, tres jubilados por día denuncian estas maniobras ante la Defensoría de la Tercera Edad, a cargo de Eugenio Semino.

Ante el requerimiento de Infobae, la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos de la Seguridad Social (UFISES), elaboró una serie de recomendaciones imprescindibles para evitar que nuevos jubilados y pensionados sean timados. Ya se abrieron más de 150 causas en todo el país.

La maniobra contra jubilados y pensionados que tramitan el cobro de la denominada ley de “Reparación Histórica” abarca a todo el país y la modalidad es siempre la misma.

La voz al teléfono, hombre o mujer, es extremadamente amable. Tratan a los adultos mayores con sus nombres pila. Demuestran conocer su actividad pasada, edad, estado del trámite, y hasta el monto que le correspondería percibir.

¿Pero cómo conocen hasta los mínimos detalles? O son falsos agentes de la ANSES que recibieron información precisa de esa repartición; o son funcionarios infieles del organismo con acceso a los expedientes.

Lo cierto es que una vez que conectaron con los “abuelos”, como los llaman una vez que entraron en confianza, les solicitan dinero a las víctimas a cambio de acelerar el papelerio.

“Vio cómo es esto. Acá esta todo armada para que se muera antes de cobrar”, sueltan en un momento.

Cuando perciben complicidad o indignación por la “verdad revelada”, el presunto “agente de la ANSES” vinculado al Programa Nacional de Reparación Histórica dispara la bala de plata verbal, la facilitación del trámite está acompañado por una suma de dinero que no es muy elevada, aunque para los jubilados “poco es mucho”, reflexiona ante Infobae Eugenio Semino, el Ombudsman de la Tercera Edad.

Los supuestos funcionarios de la ANSES también le ofrecen sus aceitados servicios a quienes ya accedieron a la Reparación Histórica pero el depósito de la remuneración está retrasado, tal como ocurre en miles de casos.

Para ellos, los estafadores tienen otro afilado anzuelo que ya utilizaron con éxito, están habilitados para “cobrar adelantos” de lo que recibirán presuntamente en varios meses o un año porque el trámite está “parado” por una “mala liquidación”.

Tanto en la Defensoría de la Tercera Edad como en la Unidad Fiscal Especializada, se detectó que, en muchos casos, los estafadores le encomiendan al jubilado o jubilada que se dirija hacia un cajero automático con un teléfono celular para no cortar la comunicación, y una vez allí le indican cómo realizar una trasferencia bancaria a una cuenta determinada.

Ya frente al cajero automático, y preferiblemente fuera del horario bancario, para poder hablar por teléfono sin que un guardia de seguridad interrumpa la comunicación, los victimarios realizaran varios pasos críticos por la complejidad.

1- Les dictarán los 22 números del CBU dónde deberán trasferir en ese momento el dinero acordado para dar comienzo a la aceleración de los tramites del cobro de la Reparación Histórica. Es la maniobra más tediosa y engorrosa ya que en más de una oportunidad los ancianos demoran más del tiempo establecido para introducir de manera correcta los dígitos.

2- Concretado con éxito el engaño, los estafadores no quedaran conformes. Intentarán que el jubilado solicite su CBU y este se los pase verbalmente con la excusa que lo necesitan para transferirle los haberes una vez “destrabado el trámite”.

3- Hay casos extremos en los cuales el incauto jubilado llegó a darles hasta el PIN de la tarjeta de extracciones.

4- El siguiente paso, ya con el jubilado en su casa y feliz porque alguien se preocupó por su situación, los delincuentes intentarán vaciar su cuenta. En varios casos lo consiguieron.

“Los inescrupulosos de siempre”

“El delito sobre el adulto mayor, que es desgraciadamente histórico, más frecuente es la estafa. Es decir, la utilización del ardid, de la argucia, para desapoderarlo de un bien propio. Esta modalidad recrudece en momentos de crisis social ¿Qué está ocurriendo hoy? La estafa se va adaptando según los requerimientos del sistema y tiene que ver con los trámites engorrosos, en este caso para acceder a los beneficios de la reparación histórica. En algunos casos, han formado parte de estas organizaciones de estafadores no solo empleados infieles, sino también funcionarios de la seguridad social, como por ejemplo de la propia ANSES“, explica Eugenio Semino ante Infobae.

“En estos últimos tiempos, por aplicación de la Ley de Reparación Histórica, los adultos mayores tienen que hacer una cantidad de trámites muy importantes, muchos de ellos a través de operaciones informáticas que no dominan. Y aquí es cuando intervienen en la ayuda terceros, que no siempre son de confianza y tienen buena fe”, amplía el ombudsman.

–¿Cuántas denuncias reciben por día sobre este tipo de estafas en la Defensoría?

–En promedio tres, pero hay días que llegaron a diez. Sobre todo, durante el período de aceptación de las ofertas generadas por parte de ANSES en cuanto a la reparación histórica. Aceptaciones cuyo vencimiento era el 31 de agosto. Dentro de este marco, propicio para este tipo de estafas, aparecieron muchísimos inescrupulosos llamando al adulto mayor, con una enorme cantidad de datos del beneficiario, para decirle qué a cambio de acelerar, darle una mano con los trámites, acompañarlos durante toda la gestión, debían pagar “una ayuda económica”. De esta manera estos personajes siniestros hasta les llegan a sacar su PIN o CBU y les sacan los pequeños ahorros.

Para Semino, buena parte de estas estafas se verían frustradas si desde los organismos a cargo de la seguridad social difundiesen con fuerza en los medios de comunicación que, por ejemplo, la ANSES, o el PAMI, por ejemplo, no envían a las casas a ninguna persona para ayudar en los trámites. Pero también si se simplificaran los pasos engorrosos que deben realizar los adultos mayores para acceder a sus beneficios. Y con mucha más razón cuando parte de estos quehaceres son a través de soportes tecnológicos tan ajenos a la inmensa mayoría de los jubilados y pensionados.

Consejos para evitar ser estafado

Ante esta escandalosa situación la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos de la Seguridad Social, que depende de la Procuración General de la Nación recuerda que:

–”La ANSES no se comunica telefónicamente para solicitar datos personales“.

–El trámite del Programa de Reparación Histórica es gratuito, ya que los gastos los asume en su totalidad la ANSES.

–Incluso el organismo se hace cargo de la totalidad de los honorarios de aquellos abogados que fueron seleccionados de sus padrones.

NO debe abonarse ningún tipo de adelanto para acceder al Programa de Reparación Histórica.

–Las solicitudes de dinero en efectivo o de transferencias bancarias para agilizar o cobrar adelantos vinculados al trámite de Reparación Histórica por parte de supuestos agentes de la ANSES implican un fraude.

–Bajo ningún punto de vista debe entregarse dinero en efectivo o transferir sumas a través de cuentas bancarias.

–En caso de recibir un llamado telefónico de una persona que se identifique como “trabajador de o para la ANSES” o como gestor o abogado que tramita beneficios en el mismo organismo, NO proporcionar datos personales como el DNI, relaciones familiares, números y estado de cuentas bancarias, si se es o no titular de un crédito o una prestación de la seguridad social, etc.

–Los agentes de la ANSES NO se presentan personalmente en el domiciliopara brindar información acerca de beneficios ni para ofrecer alguna prestación o su mejora, como el caso del Programa de Reparación Histórica.

–La única forma de verificar si se encuentra incluido en el Programa de la Reparación Histórica es a través del sitio web oficial de la ANSES, con la clave de la seguridad social.

–Deben desestimarse, además de los llamados, cartas que notifiquen que se encuentra en condiciones de acceder al Programa.

–”En caso de recibir una carta con el logo de la ANSES en la que se brinde un número de teléfono para comunicarse, NO establecer contacto y dirigirse a la Unidad De Atención Integral (UDAI) más cercana, o comunicarse al 130 (línea oficial de ANSES) para comentar la recepción de la nota y acreditar su veracidad”.

–”De haber tramitado y aceptado la propuesta de reajuste de la ANSES en el marco de Reparación Histórica, la notificación de la homologación del acuerdo la recibirá su abogado en forma electrónica”.

Por fuera de estas sugerencias, Semino aportó una radiografía de uno de los mayores problemas que afrontan los jubilados y pensionados y que utilizan los delincuentes para estafarlos: la pésima comunicación.

“El adulto mayor tiene que saber que cualquier tipo de programa, de vencimiento que exista, no implica que vaya a perder el beneficio que es precisamente uno de los argumentos que se utilizan. Y muchas de estas cosas que se aducen es porque hay una horrorosa comunicación por parte de organismos como PAMI o ANSES, sobre medidas que hay que hacer en cuanto a tramites, que son inentendibles. Lo explican como si fuera algo sencillos, por ejemplo, buscar links y pegar en una página de internet que, para quienes tenemos unos años, es hablar en sánscrito. Los jóvenes funcionarios de esta gestión y de otras anteriores, no lo entienden. Debieran hacer un curso previo de lo que es el envejecimiento, y de lo que es el respeto al viejo“.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH