Nacionales Política

Chubut va a las PASO con el PJ dividido y una virtual paridad entre el oficialismo y Cambiemos

En la primera compulsa electoral en Chubut, diez fórmulas se medirán mañana en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), en otra elección desdoblada de los comicios nacionales, en la que 442.344 electores consagrarán a los candidatos habilitados para competir en las generales del 9 de junio.

El peronismo es el único partido que irá 

irá dividido y presentará tres fórmulas, lo que posiblemente empuje una ventaja a las dos fuerzas que lideran las encuestas: la del gobernador Mariano Arcioni, acompañado por el intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, que encarnan una de las vertientes del peronismo local, seguido muy de cerca por el diputado nacional por Cambiemos, el abogado radical Gustavo Menna, secundado por la correligionaria María Fernanda Abdala, también abogada, pero de Trevelín.

El abogado y diputado nacional por Cambiemos, Gustavo Menna, el candidato radical con buenas chances para disputar la gobernación de Chubut en una provincia con un electorado con fuerte presencia de la UCR.

El abogado y diputado nacional por Cambiemos, Gustavo Menna, el candidato radical con buenas chances para disputar la gobernación de Chubut en una provincia con un electorado con fuerte presencia de la UCR.

En tercer lugar, según los pronósticos, se ubicarían dos de los tres candidatos del PJ, aliados en coalición con el partido del sindicato de los camioneros que responden a Hugo Moyano. Aunque en caudal total de votos para las tres fuerzas, las previsiones les adjudican una virtual paridad. De todas maneras, en esta instancia, sólo se necesita superar el 1, 5 del total de votos del padrón.

Desde el corazón petrolero de la provincia, el intendente de Comodoro Rivadavia,  Carlos Linares, un confeso kirchnerista, le disputará junto con Claudia Bard la adhesión peronista al ex vicegobernador y ex intendente de Trelew, Gustavo Mac Karthy, un pejotista clásico, sin clara alineación nacional. Lo acompaña Mariana Fernández cuya gravitación se ciñe a los conglomerados de Rawson, Trelew y Puerto Madryn, la zona político-administrativa del valle, como la llaman los chubutenses.

A pesar de ser dos líneas claramente diferenciadas por una cuestión territorial, ambos precandidatos se han mostrado sumamente moderados y poco dispuesto a la confrontación mutua durante la campaña.  Hacia adelante deberán alinearse para unificar fuerzas si aspiran a que el PJ se imponga en las generales, aunque nadie puede asegurar que en esa instancia no habrá dispersión de votos, según observadores locales.

El kirchnerista Carlos Linares, Intendente de Comodoro Rivadavia y el peronista Gustavo Mac Karthy sellaron una tregua con vistas a las elecciones generales.

El kirchnerista Carlos Linares, Intendente de Comodoro Rivadavia y el peronista Gustavo Mac Karthy sellaron una tregua con vistas a las elecciones generales.

Previendo ese escenario, sus críticas de campaña se centran en el «ahogo» de recursos y en la ausencia de obra pública nacional que les atribuyen en partes iguales a Cambiemos tras el acuerdo con el FMI y al mandatario Arcioni por haber suscripto el pacto fiscal.

Mucho más rezagado en intención de voto, se presenta el intendente de la pequeña localidad de 28 de julio, Omar Burgoa, sin chances reales de imponer su candidatura a gobernador.

No todos los municipios chubutenses suscribieron al polémico desdoblamiento dispuesto por el gobernador que busca su reelección. Entre otros argumentos por los altos costos que suponen las PASO en medio de un acuciante rojo en las cuentas públicas. Por eso, unos 10 municipios elegirán autoridades en consonancia con el cronograma nacional, lo que le ha valido ásperas críticas al mandatario que recién ayer, a última hora,  logró acreditarle los sueldos a gran parte de los empleados provinciales para que puedan cobrar hoy sus haberes.

Chubut es un bastión donde primero el radicalismo y más tarde el peronismo, liderado por el otrora todo poderoso Mario Das Neves, fallecido a mitad de su tercer mandato en 2017, se alternaron salomónicamente en el poder desde el regreso de la democracia. En los últimos 16 años la provincia estuvo signada por la hegemonía del dasnevismo. La única contingencia fue en 2011 cuando el ex gobernador Martín Buzzi, impuesto por Das Neves, se dio vuelta y se alineó con el kirchnerismo.

Tres frentes electorales

El escribano Mariano Arcioni, quien asumió la gobernación tras la muerte del caudillo patagónico, su padrino político, aspira a continuar en el cargo en alianza con el partido local Acción Chubutense. En medio de la ciclópea crisis económica y financiera que sacude a Chubut desde 2017, con recurrentes atrasos en el pago de haberes a los empleados públicos, cortes de luz en el interior provincial y pingües deudas con los proveedores estatales, Arcioni fraguó la alianza Chubut al Frente no sólo para competir más holgadamente contra Cambiemos y un PJ dividido; también para impregnarle un sello propio al partido personalista heredado por Das Neves, Chubut Somos Todos.

Arcioni asumió la gobenación de Chubut a los nueve días del fallecimiento del caudillo Mario Das Neves, quien gobernó con mano de hierro y un estilo personalista la provincia.

Arcioni asumió la gobenación de Chubut a los nueve días del fallecimiento del caudillo Mario Das Neves, quien gobernó con mano de hierro y un estilo personalista la provincia.

El Chusoto, como se lo denomina allí, nació para diferenciarse del PJ, y con la aspiración de emular la cohesión y adhesión territorial del Movimiento Popular Neuquino. Pero sin esa figura tutelar, el partido de Das Neves puertas adentro se tornó algo indómito. De allí que Arcioni, amigo de juventud de Sergio Massa, busque ampliar su base de sustentación inyectándole una nueva mística, aunque despegada de los partidos nacionales y centrada en los temas netamente chubutenses. No hubo guiño ni referencias durante la campaña al peronismo federal.

Sus principales contrincantes, como se dijo, son también otros dos frentes electorales: el rebautizado Cambia Chubut (por la coalición Cambiemos, con un Pro embrionario, con muy pocos adherentes; solo cuenta con 800 afiliados frente a los 30.000 de la UCR) y el Frente Patriótico Chubutense, la expresión fragmentada de un peronismo con marcada dispersión territorial.

La pertenencia geográfica en la bastedad de la extensión chubutense es clave para entender los procesos electorales allí. Esa incidencia territorial es además un rasgo político-identitario que ha dificultado históricamente la unidad del peronismo. Esto a pesar de las reiteradas exhortaciones de Cristina Kirchner en pos de la unificación del PJ como arma eficaz para derrotar a Cambiemos en cualquier distrito.

Oscar Petersen, José Luis Giussi, Maximiliano Masquijo y Gloria Saez se mediarán mañana por las candidaturas a  gobernador en las Paso de Chubut.

Oscar Petersen, José Luis Giussi, Maximiliano Masquijo y Gloria Saez se mediarán mañana por las candidaturas a  gobernador en las Paso de Chubut.

La nómina de candidatos se completa con las fórmulas con predominio de la izquierda: Oscar Petersen-Mario Triviño (Movimiento Polo Social); José Luis Giussi-Alipio Salinas (Partido Socialista Auténtico); Maximiliano Masquijo-Lucía Sandoval (Movimiento Socialista de los Trabajadores-MST); Gloria Sáez-Daniela Gordiola (Partido Obrero) y Carlos Wohn-Maira Frías (Partido Independiente del Chubut-PICH).

Escenario electoral

Los observadores políticos señalan que tanto en las PASO como en las generales podría reeditarse el escenario de las elecciones legislativas de 2017, donde el propio Arcioni, entonces vice de Das Neves, salió a pelear una banca como diputado Nacional. Salió primero (33 %) pero la sorpresa entonces fue la buena performance del radical Menna que se ubicó en segundo lugar: los separó una diferencia de tan solo 5800 votos (31,13%). En tanto, el PJ, con Ricardo Fueyo, terminó relegado con el 22,6 % de los votos, y sin banca en la Cámara Baja.

Hacía 10 años que la UCR no lograba trasponer la barrera electoral y asumir una banca en diputados. Y esa victoria de Menna, sumada al descalabro económico que vive Chubut, con alto endeudamiento, anticipos de Nación para pagar sueldos y seguidilla de homéricos escándalos de corrupción en la administración de Das Neves, alientan a las huestes del radical.

Menna, que no exaltó durante su campaña su pertenencia a Cambiemos pero tampoco la ocultó, deberá remontar la cuesta del sentimiento antimacrista que subyace en la provincia y que se encargan de acicatear el resto de los candidatos.

«Recorrimos toda la provincia—señaló Menna a Infobae— y no percibimos que exista un rechazo a nuestra propuesta. Al contrario, tanto en las ciudades como en los pueblos más chicos, lo que recibimos es una esperanza de cambio en la provincia con orden, buena administración y transparencia en las cuentas. Por otro lado, nuestra agenda está dominada exclusivamente por los temas provinciales».

Menna recorrió la provincia en busca de votos

Menna recorrió la provincia en busca de votos

«Menna no pudo ocultar su pertenencia al oficialismo nacional porque es la identidad que proclama pero durante la campaña mostró la suficiente capacidad para despegarse de los malos resultados de Cambiemos a nivel nacional. Y se concentró en lo provincial. Por eso no ha sido fácil endilgarle los errores del macrismo», sostuvo la politóloga Analía Orr, investigadora del Observatorio Electoral de Cippec, y docente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

En cuanto a Arcioni, observó que su desempeño electoral dependerá de cuánto crean los votantes en su capacidad para ordenar la economía. «Los grandes escándalos de corrupción, que aquí surgieron antes del Caso de los Cuadernos de Centenero, con similares ramificaciones en el empresariado local e imputaciones que se encaminan al juicio oral para colaboradores estrechos de Das Neves, prácticamente no lo rozaron a Arcioni, a pesar de que su nombre apareció en una nómina de sobresueldos. La corrupción es un tema lejano para los chubutenses, hoy más preocupados en poder cobrar a término, que no vuelvan los pagos desdoblados como el año pasado y que la provincia pueda sanear sus cuentas», completó Orr.

Sobre la dispersión del voto peronista, «que es el problema de la unidad del peronismo, que existe aquí y en todos lados, es claramente una desventaja cuando los otros frentes presentan listas únicas. La gran incógnita—agregó— es si esos votos dispersos se terminarán alineando en las generales detrás del candidato del PJ que resulte ganador o si en esos desplazamientos irán a Arcioni para impedir que se imponga Cambiemos. Nadie se anima a predecir el comportamiento siempre errático del pejotismo local».

Provincia petrolera

Chubut depende de las regalías petroleras. Recibe en un presupuesto de $60.000, unos $18 mil millones al año por la explotación de hidrocarburos convencionales; un poco más de la mitad de las regalías de las que goza Neuquén. Otros $13.000 ingresan por fondos coparticipables y mantiene una deuda homérica, en su mayoría en dólares, cuyos vencimientos han sido, hasta el momento, difíciles de afrontar. El ajuste a nivel nacional ha sido el principal argumento del actual mandatario para explicar esas dificultades.

El gobernador Arcioni administra las regalías petroleras, hasta hoy insuficienes como ordenar  en el .déficit de las cuentas provinciales

«La verdad es que Arcioni heredó el descalabro en las cuentas públicas cuando apenas muere Das Neves. Él ecibe una provincia con una deuda tomada a corto plazo en 650 millones de dólares con una alta tasa de interés para hacer obra pública que nunca se hizo. Encima se cuestiona cómo se gastó esa plata ya que nunca se informó cómo la gastó Das Neves. Además, hereda un endeudamiento mensual para pagar sueldos, que no viene pudiendo pagar la provincia desde hace al menos dos años. Él intenta imponer un cierto ajuste, firma el pacto fiscal, achica costos en el Estado y empieza a pagar de manera escalonada, lo que le vale una fuerte disputa con los gremios estatales durante los primeros seis meses de su mandato: con paros, sin clases, la gente en las calles. Arcioni pagaba los sueldos en tres veces, de manera escalonada. Recién a fin del año pasado comenzó a pagar de manera regular, dependiendo de los adelantos en coparticipación que le da la Nación, con quien que justamente compite en estas elecciones», describe a Infobae el analista político Pablo Vernazza.

«Pero todavía sigue con la provincia muy complicada. Lo favorece que el dólar suba ya que las regalías son en dólares y hay del estabilidad del precio del barril de petróleo. ¿Pero cuál es hoy el problema de Arcioni? Que las deudas tomadas en Chubut, una de las provincias más endeudadas el país, también son en dólares. Así, le está costando mucho salir de ese esquema, porque toda la masa salarial agota todos los recursos de rentas generales. Está al límite permanentemente para poder pagar los sueldos. Y eso es lo que desvela a la gente. Porque esta es una provincia con fuerte peso del Estado y el pago a la administración pública maneja toda la cadena de pagos dentro de la provincia».

A modo de corolario, una de las constantes en la campaña en Chubut, según el analista, ha sido la ausencia total de figuras políticas nacionales. Por conveniencia, en el caso de Menna, por los resultados en la vecina Neuquén y la fragmentación del PJ, en el kirchnerismo y porque acaso no sea el momento de que Arcione invoque a su viejo amigo Massa en una elección provincial, donde las cuentas públicas están al rojo vivo.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH