Nacionales Política

Capital Federal: Se reorganiza la Gendarmería y los manifestantes

"Si no liberan, Gendarmería va a actuar. Si no se van por las buenas, vamos aplicar el protocolo antipiquete". La advertencia de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich llegó casi dos horas después de que los piqueteros cortaran la Panamericana.

La CGT dispuso este paro de 24 horas para exigirle al Gobierno medidas que reactiven la economía, mientras que en la Casa Rosada leen la protesta como un juego de desgaste en un año electoral.

«Si no liberan, Gendarmería va a actuar. Si no se van por las buenas, vamos aplicar el protocolo antipiquete». La advertencia de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich llegó casi dos horas después de que los piqueteros cortaran la Panamericana y 197, apenas pasada las 6. Alrededor de las 8, la Gendarmería avanzó sobre un carril y les dio 10 minutos a los manifestantes para desalojar la ruta, a la altura de Tigre. Una hora después, aparecieron unos autos que intentaron volver a cortar y la Gendarmería no esperó más: avanzó con camiones hidrantes y gases. Volaron piedras y la tensión crece. Hay algunos detenidos. También, corridas, mientras la Gendarmería se rearma.

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, llegó cerca de las 10 a la Panamericana. «No se justifica cortar y agredir al personal», señaló el funcionario.

El de la Panamericana fue el piquete más duro de roer para el Gobierno. De a poco fue desactivando los cortes en Puente Pueyrredón, Acceso Oeste y en Puente La Noria, donde logró habilitar pasos para evitar un bloqueo total de la Ciudad de Buenos Aires.

Las fuerzas de seguridad pudieron avanzar sobre la Panamericana con una orden de desalojo de la Justicia. Mientras los líderes de la CGT se jactan de que el paro es masivo, Bullrich le pidió a la gente que «vaya a trabajar«.

Mientras, afuera de los piquetes, el primer paro de la CGT contra el Gobierno repercute como un feriado. Como un día de domingo es el movimiento en las calles en las primeras horas de la protesta que afecta principalmente al transporte. A la madrugada había colas en las paradas de colectivos, muy pocos taxis y ningún vuelo. Tampoco subtes ni trenes.

Pasadas las 6, además, arrancaron los cortes que hacen imposible salir y entrar a la Capital Federal. El primero fue en la Panamericana y 197. Los manifestantes llegaron en micros y se bajaron ante la mirada de la Gendarmería, que dispuso un mega despliegue sin ninguna intervención. Los autos que iban por la autopista quedaron atrapados. El segundo corte fue a diez cuadras del Puente La Noria, de piqueteros que no están identificados con carteles ni remeras. En simultáneo, se cortó el Puente Pueyrredón.

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH