Nacionales

Ay José !!

FUENTE: CADENA365.COM3

 

El ahora multimediatico hermano del gobernador de Salta hizo declaraciones respecto de la desnutrición en nuestra provincia y planteó como un gran logro  que el mandatario “transparentó″ la situación en nueve años de gestión.

En declaraciones públicas, quien será candidato a diputado nacional por el oficialismo el próximo año como escalón para la gobernación en el 2019,  destacó como gran logro del gobernador, tras nueve años de gobierno, “concientizar y transparentar” la pobreza y la desnutrición, convirtiendo a su hermano mandatario en una suerte de predicador  y dejándolo con la única responsabilidad de analizar las situaciones, sacándole el peso de gobernante a quién durante casi una década debió haber cambiado la crítica situación y que hasta ahora solo es responsable de no haber hecho nada en esta materia,  en dos mandatos y un poco más.

José Urtubey parece no saber, o parece no querer saber,  que su hermano en nueve años, no logró cambiar en una sola décima ninguno de los peores indicadores sociales de la provincia. Aunque en honor a la verdad hay que afirmar que sí los cambio, pero para peor. Eso sí, creo enormes y carísimas estructuras burocráticas,  que llenó de parientes, amigos y punteros, que se suponían destinadas/os  a atender esas áreas sociales sensibles pero que nunca aportaron soluciones ni alivio alguno.

Las declaraciones del ahora mediatizado hermano José, a quien la familia aspira a convertir en el “sucesor”, representan una hipocresía de enorme magnitud frente a la crueldad de los números del Indec mostrando la realidad. Es que “los Urtubey” fueron cómplices, participes necesarios y beneficiarios directos de las políticas kirchneristas de esconder las cifras de la pobreza y marginalidad para su conveniencia. No nos olvidemos que durante doce años aplaudieron, celebraron, alabaron y fueron dóciles xenuflexos ante todo antojo o capricho de Néstor o Cristina Kirchner.

José Urtubey se priva de analizar el enorme fracaso de la gestión de su hermano que no tan solo llevó a Salta a ocupar los primeros lugares del país en pobreza, desnutrición y mortalidad infantil, sino también en inseguridad, violencia de género, violaciones, siniestralidad vial y de ser la provincia de más alto déficit fiscal por el exponencial crecimiento del gasto público, sobre todo en personal político. Si al “heredero” le cuesta asumir todo esto como un gran fracaso, por lo menos debería asumirlo como de una enorme irresponsabilidad.

La hipocresía del “delfín” de esta pretendida dinastía política vernácula, provinciana, se convierte en afrenta cuando se mira con detenimiento el deterioro y retroceso sistemático de nuestra provincia durante nueve años y se recuerda el despilfarro, descontrol, inoperancia y corrupción del Fondo de Reparación Histórica que puso en marcha su hermano gobernador y regenteó su hermano senador nacional, Rodolfo Urtubey. El plan debería haber sido la herramienta para llevar alivio y dignidad a todos los pueblos relegados del norte de nuestra provincia y sacarlos de la marginalidad impidiendo entre otras cosas, la muerte de una enorme cantidad de niños por desnutrición. Pero el resultado de ese multimillonario programa solo tiene como saldo 80 obras inconclusas, otras 30 sin comenzar, a comunidades de pueblos originarios sin una sola gota de agua potable y cerca de 500 millones de pesos perdidos en un agujero negro de sospechas y a cientos de miles de salteños viviendo sin agua, sin cloacas, sin luz, sin salud, en definitiva sin dignidad ni esperanzas.

Todo esto se agrava cuando se escucha a intendentes y legisladores que en off dan a conocer las verdaderas cifras de la desnutrición y muertes por esta causa. Nadie duda que el gobierno de Salta termina camuflando con “tecnisismos” la realidad social.

Tal cual ocurrió con la última y brutal crisis del dengue en la que murió una enorme cantidad de salteños porque la gestión de Urtubey nunca atendió con la responsabilidad y seriedad debida el alerta que se había dado. Las cifras finales oficiales nunca coincidieron con las que daban legisladores de los departamentos afectados y sobrevuelan sospechas de que los que murieron por dengue, en los papeles fallecían por otras patologías “conexas” o “preexistentes”, porque lo que importa desde hace un tiempo en Salta son las estadísticas que se deben mostrar al país y no la realidad ocultada.

Con la desnutrición y mortandad infantil ocurre lo mismo. Una legión de médicos, concejales, algunos intendentes y legisladores norteños se animan a afirmar en privado  que la verdadera cifra de muertos por desnutrición, no coincide con los papeles oficiales. Un mecanismo de “tecnisismos” médicos terminan por convertir a la desnutrición en “diarreas”, “gastroenteritis”, “deshidrataciones” y las muertes se producen finalmente por estas causas.

Pero José Urtubey fue más allá y quiso comparar el sinceramiento que acaba de hacer el gobierno de Mauricio Macri respecto de la pobreza y la marginalidad con la acción de su hermano gobernador de “concientizar y transparentar” la pobreza y la desnutrición. Pero ese acto loable de asumir la realidad tal cual es, tiene enormes diferencias entre quien acaba de asumir un gobierno y busca un diagnóstico sincero para trabajar en la problemática, con quien desde hace nueve años solo se limita a “concientizar y transparentar” la situación sin ninguna acción para cambiarla y poder “hacer realidad la esperanza” de cientos de miles de salteños que esperan hace dos mandatos y algo más por ello.

Ambos hermanos, Juan Manuel y José Urtubey transitan en estos días por caminos mediáticos con el mismo objetivo: ganar niveles de conocimiento, Juan en el país, José en Salta. Ambos empeños llevan el liviano equipaje de estar sostenidos por la enorme caja oficial provincial que abre micrófonos, prende cámaras y derrama tinta. Mientras tanto, el derrame que esperan los salteños, es solo una eterna promesa de “hacer realidad la esperanza”.

José Urtubey, tras nueve años de gestión de su hermano Juan Manuel, quiso mostrar casi como un éxito de estadista el liviano hecho de haber “transparentado” la probreza y la desnutrición. ¿Era necesario José?…. ¡¡ Ay José!!

NUESTRO PERFIL DE FACEBOOK

NUESTRA FAN PAGE

TWITTER

CANAL YOUTUBE UH