Bullrich prepara un “impactante” operativo en Rosario

COMPARTIR

El recrudecimiento extremo de la violencia en Rosario, producto de episodios vinculados a bandas narcos, obligó al gobierno nacional a preparar un nuevo plan de seguridad que apunte a reforzar las zonas más calientes de la ciudad santafecina, donde hasta el momento se contabilizaron 29 muertes en lo que va del año.

Con el sello de “venganza” y por el afán de controlar territorios, los narcos rosarinos, agrupados en dos clanes -conocidos como los Funes y los Camino-, cometieron en los últimos 40 días un raid de crímenes sangrientos que volvió exigir hacer foco en una problemática que parece nunca acabar en Rosario.

Es por eso que, desde la cartera de Seguridad de la Nación, que conduce Patricia Bullrich, ultiman varios detalles de un operativo que buscará controlar, a partir de la ubicación estratégica de gendarmes, los lugares más críticos como son el sudoeste y el noroeste de la ciudad. “Será impactante”, anticipan desde el Gobierno, sin dar mayores precisiones.

Si bien los puntos escogidos para reforzar la vigilancia en todo el territorio se especificarán cuando la ministra regrese de su gira internacional, en estos momentos la Provincia dispuso un cuerpo de tropas federales para intensificar los controles en diferentes sectores que hoy son materia de violencia urbana.

En tanto, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, señaló en recientes declaraciones que lo que está padeciendo Rosario “es una ola de asesinatos. Una saga de venganzas en la que el juicio a Los Monos es parte del entramado”. Según dejaba entender el mandatario provincial la crisis de seguridad no amenaza directamente a los ciudadanos ya que se trata de una seguidilla de venganzas entre grupos de narcos que buscan mayor control del negocio.

En ese sentido, como consigna el diario rosario La Capital, los líderes de las diferentes bandas que produjeron casi 30 asesinatos en 2018, están muertos o tras las rejas, pero son otros integrantes de dichas organizaciones quienes “tomaron la posta” y se van cobrando vidas.

Por ahora, el desembarco de fuerzas federales en una ciudad que supo decir basta a los hechos de inseguridad que vivió por el narcotráfico el año pasado, cuando organizó una marcha conocida con el lema “Rosario Sangra”, parece ser en puntapié inicial de un nuevo operativo que tratará de coordinar nuevamente las fuerzas de seguridad nacionales con las provinciales para aportar mayor control al territorio.

COMPARTIR