El ex presidente catalán quedó en libertad condicional

COMPARTIR

El ex presidente catalán Carles Puigdemont denunció este lunes a las autoridades españolas por encarcelar “masivamente” a dirigentes independentistas, luego de quedar en libertad condicional en Bélgica, donde la próxima semana tendrá que declarar ante el tribunal que decidirá si lo entrega a España.

En un artículo publicado por el diario británico The Guardian, Puigdemont aseguró que es un “ultraje colosal” que él y 13 de sus compañeros independentista estén siendo investigados por delitos como la rebelión por su papel en la declaración de independencia del mes pasado.

“Hoy, los líderes de este proyecto democrático están acusados de rebelión y enfrentan el castigo más severo posible según el código penal español; lo mismo que para los casos de terrorismo y asesinato: 30 años de prisión”, remarcó.

Según Puigdemont, las autoridades españolas están llevando a cabo una “brutal ofensiva judicial” para el “encarcelamiento masivo y criminalización” de candidatos que promueven las ideas políticas que hace dos años obtuvieron un histórico apoyo electoral, en referencia al independentismo, de ahí que insiste en que teme no recibir un “juicio imparcial” en España.

“El estado español debe honrar lo que se dijo tantas veces en los años del terrorismo: sin violencia podemos hablar de todo. Nosotros, los partidarios de la independencia catalana, nunca optamos por la violencia, al contrario. Pero ahora nos parece que fue una mentira, lo de que todo podría hablarse”, argumentó.

Puigdemont y otros cuatro ex miembros de su gobierno se entregaron el domingo a la policía belga luego de que el viernes la justicia española emitiera una orden de arresto europea e internacional en su contra por delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

Los políticos independentista quedaron en libertad vigilada por lo menos hasta que comience el proceso de extradición, decisión que el gobierno español dijo que “respeta”, y que les permitirá prepararse para las elecciones del 21 de diciembre, que fueron convocadas por las propias autoridades españolas en el marco de su intervención en la norteña región.

COMPARTIR