El colmo del Zamorismo: Les negaron una vivienda social porque su casa no califica ni como rancho

COMPARTIR

Se trata de una familia de la localidad de Icaño, en el departamento Avellaneda, que solicitó un techo digno en el marco del publicitado programa de viviendas sociales ya que desde el 2013 subsiste en una pequeña casa de nylon. Sin embargo el gobierno de los Zamora se la negaron argumentando que el objetivo es erradicar pura y exclusivamente las viviendas rancho y que la suya no calificaba como tal.

Nota Relacionada:

VIDEOS: EL LLANTO DESGARRADOR DE LA POBREZA EN SANTIAGO DEL ESTERO

Esta la historia de Carmen Álvarez, quien junto a su marido que trabaja en un tabique y su pequeño hijo de 5 años,  trata de sobrevivir día a día desde hace cuatro años entre palos de madera y paredes de plástico negro. Como si fuese poco ella se encuentra embarazada y con el dinero que recaudan apenas les alcanza para cubrir algunas necesidades mínimas.

De más está decir que no cuentan con energía eléctrica, agua, ni siquiera una garrafa. No tiene baño ni cocina, mesas ni sillas y mucho menos una heladera para mantener los alimentos. En realidad, no tienen nada. Pero gracias a la solidaridad de un vecino que le cedió una fracción de terreno, hoy al menos cuenta con un techo de plástico para pasar la noche.

“Yo hablé con el comisionado municipal (Luis Herrera), me pidió unos papeles y hace dos años nos ha dicho que nos iban a hacer la casa. Mi marido limpió el terreno, hizo más ancho el camino para que pudieran pasar con las cosas, y después cuando voy a preguntarle al comisionado cuando iban a traer los materiales, me dijo que al final la casa no nos había salido”, relató Carmen.

El motivo de la negación es lisa y llanamente ridículo: “Me dijo que supuestamente las viviendas sociales son para la gente que tiene casa rancho y yo tengo un nylon, por eso no nos ha salido”.

COMPARTIR