Argentina empató con Perú y por ahora queda afuera del Mundial

COMPARTIR

Argentina y el resultado menos esperado. Estaban dadas todas las condiciones: la cancha deseada, el aliento esperado, pero nuevamente faltó el resultado. Empate en cero con Perú, pero lo peor: no hubo reacción, y estamos, hoy, fuera del Mundial de Rusia 2018.

Sin dudas el apoyo del público se hizo sentir desde el inicio del minuto cero. El aliento en el estadio de Boca fue sin dudas la estrella del partido frente al seleccionado, dejando atrás las lecturas técnicas que jamás lograron ponerse en evidencia dentro del campo de juego.

En lo futbolístico, los primeros minutos de Argentina mostró un equipo impulsado por la gente, pero con el correr de los minutos, en la forma que las piernas comenzaron a sentir el trayecto de los metros recorridos, comenzó a perder ritmo y presencia. Perú, a pura tranquilidad, se paró a aguantar al rival, ubicar la obligación sobre los hombros del local, y sorprender con algún contraataque como a los 33 mintuos, cuando un centro desde la derecha de su ataque fue desaprovechado por Farfán, ganando la espalda de Otamendi y errando el arco.

¿Situaciones de Argentina? Pocas. Un remate de Papu Gómez, algunas buenas intenciones de Benedetto, la habitual Messi dependencia (tuvo dos remates claros: uno apenas desviado, previo roce en un defensor, y otro bastante lejos de los tres palos peruanos). La mejor, sobre el final, tras pase de Messi, Benedetto definió de cabeza por encima del travesaño.

¿Desempeños? Lo mejor de la Argentina pasó por la izquierda del equipo. La fuerza y vitalidad de Acuña, se sumó a la clase y atrevimiento de Papu Gómez. Ambos, desconectados del resto del equipo, jugaban su propio partido. Di María perdido sobre la derecha, Ever Banega sin lograr conectarse con Messi y lejos de ser el encargado de realizar la transición de defensa a ataque.

En el complemento, las cosas parecían mejorar. Sampaoli decidió el ingreso de Rigoni, por un flojo Di María, y en los primeros minutos el palo fue el principal enemigo del seleccionado argentino. Messi estrello su remate en el paso, ante un Gallese vencido, y luego tuvo la posibilidad de convertir Rigoni, solo frente al arco sobre el palo izquierdo.

Luego fue un concierto de un equipo sin reacción. Messi volvió a tener sobre sus hombros la mochila que sus propios compañeros parecían no poder cargar, e incluso cuando Banega parecía ser la respuesta, Sampaoli entendió que era el momento para el juego y la visión de Fernando Gago, que apenas duró en cancha 3 minutos y debió ser reemplazado por Enzo Pérez.

El final tuvo a Perú mejor parado, más tranquilo y ubicado en la zona de repechaje por encima de Argentina, y con la posibilidad de poder haberse quedado con los tres puntos gracias a la estirada de Romero, despejando un tiro libre ejecutado por Paolo Guerrero que tenía destino de gol.

Ahora viene Ecuador, mientras que Argentina sigue dependiendo de sí misma, pero sin dejar de lado la calculadora, porque si no gana en Quito, el próximo martes, dependerá de otros resultados.

COMPARTIR