CAMBIEMOS en Santiago es una mentira, hasta que demuestren lo contrario

COMPARTIR

POR JUAN PABLO SUAREZ

Esa fuerza política deja en ese sentido (política) permítasenos una redundancia, mucho que desear. Pareciese que en estos lares su forma de llevarla adelante no es la tradicional o por lo menos no muestran los comportamientos que deberían estar manteniendo a estas alturas de las circunstancias. Es que siendo la oposición se comportan como oficialismo y dejan pasar el tiempo sin verdaderas acciones políticas más que algunas cuestiones puntuales, como los conocidos timbreos.

Hasta la fecha el único que ha definido su posición es Emilio Rached , quien el domingo fue terminante con  “Clarín” manifestando claramente su voluntad de ser diputado de “CAMBIEMOS” por Santiago del Estero, es decir que hasta aquí solo tenemos confirmado un escaño para la cámara baja. El resto de la estructura brilla por su ausencia. Marcelo Lugones ha sido invitado por García de Luca y su troupe para encabezar la lista como candidato a gobernador pero aun no se decide. Hace hora, y entre el pretexto de la decisión familiar y una mirada personal introspectiva no ha dicho nada.

Aunque en este caso debemos decir que le asiste toda la razón ya que en su fuero interno le debe caber la duda de si desde Nación pondrán dos huevos en la canasta de Cambiemos y diez en la del Frente Cívico, porque quedó claro que aquello que dijo Mauricio Macri de terminar con los feudos no fue así ni será . Hoy el matrimonio feudal en Santiago del Estero goza de muy buena salud. Por otra parte, el que no da garantías es el propio encargado de esa fuerza política para Santiago del  Estero puesto desde Buenos Aires, si, hablamos del inefable Ricardo Cendoya, que no es necesario decir camina los pasillos de Casa de Gobierno en numerosas reuniones con el senador y con el Gabinete de Claudia Ledesma sin poder terminar de discernir si opera para él mismo, para CAMBIEMOS a nivel nacional o busca acuerdos con bajada de línea desde el Ministerio del Interior, vaya a saber con qué fin.

Todas cuestiones que nos permiten dudar de que alguien quiera competir y mucho menos sacar de la cancha a Gerardo Zamora a quien ya se lo puede ver preparando tropas para la batalla que está por venir proveyéndolas de las “efectividades conducentes” (dádivas) que se repartirán a destajo hasta el mismo día del comicio final.

El PRO en Santiago del Estero

Los chicos del PRO puro son un tema a analizar, ellos juegan, si, juegan a hacer política, entran en la joda de Cendoya y dejan que se los divida,  mientras tanto, cuando entendemos que Gerardo Zamora es dueño de la provincia, ellos no se dan cuenta que solo poseen una baldosa y como si esto fuera poco decidieron romperla para apedrearse entre si, por consiguiente, no tienen nada. Una práctica inexplicable que rompe con la lógica de la práctica en el arte de lo posible. Si quieren dan hasta ternura de no ser por lo serio y lo grave de la cuestión. Así que por lo actuado hasta hoy (mañana quizás cambie) podríamos resumir el cierre de esta nota en dos frases: Felicitaciones Gerardo Zamora por su gobernación. Cambiemos en Santiago es una mentira, hasta que demuestren lo contrario

COMPARTIR