Tucumán: Gendarmería allanó un pub denunciado por PPT por presunta trata de personas

Gendarmeria

Luego de la denuncia del programa Periodismo Para Todos por presunta trata de personas, la Gendarmería nacional allanó un pub nocturno de Tucumán, que funcionaría como casa de citas. En el lugar, los agentes afectados a dicho operativo secuestraron una computadora que analizarán para determinar si el local viola la leyes contra la trata de personas.

El delegado del ministerio de Seguridad nacional para el NOA, Silvio Manino Leal, confirmó que el operativo se realizó en el local ubicado en la calle España 351, a dos cuadras de la Legislatura provincial y a metros del Arzobispado. El funcionario indicó a la prensa tucumana que “había una investigación que se realizaba desde el año pasado“, sobre las actividades nocturnas que desplegaban mujeres que se hacían invitar copas por hombres con los que después podían salir. Allí, dijo, “se estaban buscando pruebas para identificar a los presuntos regenteadores”. Manino Leal ratificó además que los agentes se llevaron una computadora y otra documentación tras el operativo.

Fuentes locales confirmaron que el local era cuestionado por organizaciones no gubernamentales por haberse convertido en uno de los centros de encuentros de hombres y mujeres solos que se relacionan a través de la compra de tragos, lo que podía implicar situaciones de trata de personas, dado que el ofrecimiento de copas era acordado entre las jóvenes y el bar.

En ese marco, recordaron que el sitio técnicamente no es un prostíbulo porque no hay habitaciones para encuentros sexuales, con lo cual no estaría abarcado por la norma de Prostíbulos Cero que aprobó el oficialismo hace un año, ante un proyecto del gobierno avalado por la fundación María de los Angeles Verón.

La ley prohíbe el funcionamiento de locales para ejercicio de la prostitución en la provincia. Desde su aprobación, a mediados de 2012, varios locales que se dedicaban a esa actividad cerraron sus puertas, pero no hubo acciones judiciales contra sus responsables.

La norma que prohibe “el funcionamiento, regenteo, promoción, publicidad, administración o explotación” de centros de prostitución ordenó también “el cierre y la clausura definitiva” de esos locales, sin importar si se los denomina whiskerías, cabarets, clubes nocturnos, boites, saunas o casas de masajes.

 

Noticias relacionadas


Top